prospectos de medicamentos


COMPLUTINE 24 COMPRIMIDOS








Ficha del medicamento:

Información Basica del medicamento

Principio activo: DIAZEPAM
Codigo Nacional: 736207
Codigo Registro: 39745
Nombre de presentacion: COMPLUTINE 24 COMPRIMIDOS
Laboratorio: NOVARTIS CONSUMER HEALTH S.A.
Fecha de autorizacion: 1964-06-01
Estado: Autorizado
Fecha de estado: 1964-06-01

Prospecto

Toda la información del medicamento

COMPLUTINE Comprimidos

FICHA TÉCNICA

1. NOMBRE DEL MEDICAMENTO

COMPLUTINE Comprimidos

2. COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

Cada comprimido contiene:

- Diazepam (DCI) 5 mg - Piridoxina Hidrocloruro (DCI) 10 mg

Ver Relación de excipientes en 6.1

3. FORMA FARMACÉUTICA

Comprimidos

4. DATOS CLÍNICOS

4.1. Indicaciones terapéuticas

El diazepam está indicado para la supresión sintomática de la ansiedad, la agitación y la tensión psíquica debidas a estados psiconeuróticos y trastornos situacionales transitorios. En pacientes con deprivación alcohólica, puede ser útil para el alivio sintomático de la agitación aguda, el temblor y las alucinaciones. Es un coadyuvante útil para el alivio del dolor músculo-esquelético debido a espasmos o patología local (inflamación de músculos o articulaciones, traumas, etc.). También puede utilizarse para combatir la espasticidad originada por afecciones de las interneuronas espinales y supraespinales, tales como parálisis cerebral y paraplejia, así como en la atetosis y el síndrome de rigidez generalizada. El diazepam puede utilizarse como tratamiento coadyuvante de los trastornos convulsivos, pero no ha demostrado ser útil como tratamiento único. En estos casos el médico debe evaluar periódicamente la utilidad del medicamento para cada paciente individual. Las benzodiazepinas sólo están indicadas para el tratamiento de un trastorno intenso, que limita la actividad del paciente o lo somete a una situación de estrés importante. La acción ansiolítica del diazepam se ve complementada por la acción trófica de la piridoxina.

4.2. Posología y forma de administración

La dosis de diazepam debe ser individualizada en función de la necesidad de cada individuo y deberá administrarse la menor cantidad efectiva que sea posible, especialmente en niños, ancianos e individuos debilitados o en aquellos con

enfermedad hepática o bajos niveles de albúmina sérica. Se administrarán a las horas en que sea mas conveniente para el paciente, normalmente por la tarde o noche.

La posología que se recomienda está referida al diazepam exclusivamente.

Adultos:

Síntomas de ansiedad: 2 a 10 mg, 2 a 4 veces al día, dependiendo de la gravedad de los síntomas. Alivio sintomático en la deprivación alcohólica aguda: 10 mg 3 ó 4 veces durante las primeras 24 horas, reduciendo a 5 mg, 3 ó 4 veces por día según necesidad. Coadyuvante para el alivio del espasmo músculo-esquelético: 2 a 10 mg, 3 ó 4 veces por día. Coadyuvante en terapia anticonvulsivante: 2 a 10 mg, 2 a 4 veces al día.

La duración del tratamiento debe ser lo más corta posible. Tras seis semanas de tratamiento no cabe esperar mayores mejorías por lo que los tratamientos más continuados han de considerarse exclusivamente como tratamientos de mantenimiento. Se deberá re-evaluar al paciente a intervalos regulares, incluyendo la necesidad de continuar el tratamiento especialmente en aquellos pacientes libres de síntomas. El tratamiento no se interrumpirá bruscamente, sino que la dosis se irá disminuyendo gradualmente. La efectividad de tratamientos de larga duración (más de 6 meses) no ha sido valorada por estudios clínicos sistemáticos. De forma general, la duración total del tratamiento no debe superar las 8 ­ 12 semanas, incluyendo la retirada gradual del mismo.

En ciertos casos, puede ser necesario prolongar el tratamiento más allá del período recomendado; dicha decisión sólo puede ser adoptada por el médico al cargo del paciente tras sopesar la evolución del mismo.

Ancianos y pacientes con insuficiencia renal y/o hepática: 2 a 2,5 mg 1 ó 2 veces al día, aumentando luego gradualmente, según necesidades y tolerancia. En tratamientos hepáticos y renales, se observará una especial atención al individualizar la dosis.

Niños: 2 a 2,5 mg, 2 veces al día, incrementándose gradualmente según necesidades y tolerancia: como norma general 0,1 ­ 0,3 mg/kg al día. Debido a la variedad de respuesta de los niños a los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, debe iniciarse el tratamiento con la dosis más baja e incrementarse según se requiera. No utilizar en niños menores de 6 meses de edad.

4.3. Contraindicaciones

- Miastenia gravis - Hipersensibilidad a las benzodiazepinas, a la vitamina B6 o a alguno de los excipientes - Insuficiencia respiratoria grave - Síndrome de apnea del sueño - Insuficiencia hepática grave - Pacientes en tratamiento simultáneo con opiáceos, barbitúricos, neurolépticos y drogas similares - Glaucoma de ángulo cerrado - Hipercapnia crónica grave

4.4. Advertencias y precauciones especiales de empleo

Tolerancia:

Después de un uso continuado durante algunas semanas, puede detectarse un cierto grado de pérdida de eficacia con respecto a los efectos hipnóticos.

Dependencia:

El tratamiento con benzodiazepinas puede provocar el desarrollo de dependencia física y psíquica. El riesgo de dependencia se incrementa con la dosis y la duración del tratamiento y es también mayor en pacientes con antecedentes de consumo de drogas de abuso o de alcohol.

Una vez que se ha desarrollado la dependencia física, la finalización brusca del tratamiento puede acompañarse de síntomas de retirada, tales como cefaleas, dolores musculares, ansiedad acusada, tensión, intranquilidad, confusión e irritabilidad. En los casos graves, se han descrito los siguientes síntomas: despersonalización, hiperacusia, hormigueo y calambres en las extremidades, intolerancia a la luz, sonidos y contacto físico, alucinaciones o convulsiones.

Insomnio de rebote y ansiedad:

Se ha descrito un síndrome de carácter transitorio tras la retirada del tratamiento, caracterizado por la reaparición de los síntomas ­ aunque más acentuados­ que dieron lugar a la instauración del mismo. Se puede acompañar de otras reacciones tales como cambios en el humor, ansiedad o trastornos del sueño e intranquilidad. Se recomienda disminuir la dosis de forma gradual hasta su supresión definitiva, ya que la probabilidad de aparición de un fenómeno de retirada y/o rebote es mayor después de una finalización brusca del tratamiento.

Duración del tratamiento: La duración del tratamiento debe ser lo más corta posible (Ver Posología), siempre dependiendo de la indicación, pero de forma general, no debe exceder las 8 a 12 semanas, incluyendo el tiempo necesario para proceder a la retirada gradual de la medicación.

Nunca debe prolongarse el tratamiento sin una re-evaluación de la situación del paciente.

Puede ser útil informar al paciente al comienzo del tratamiento de que este éste tiene una duración limitada y explicarle de forma precisa cómo disminuir la dosis progresivamente. Además es importante que el paciente sea consciente de la posibilidad de aparición de un fenómeno de rebote, lo que disminuirá su ansiedad ante los síntomas que pueden aparecer al suprimir la medicación.

El cambio de Complutine a otros preparados benzodiazepínicos de acción más corta, puede producir un "fenómeno de retirada" manifestado en forma de irritabilidad, inquietud, temblores.

Amnesia: Las benzodiazepinas pueden inducir una amnesia anterógrada. Este hecho ocurre más frecuentemente transcurridas varias horas después de la administración del medicamento por lo que, para disminuir el riesgo asociado, los pacientes deberían asegurarse de que van a poder dormir de forma ininterrumpida durante 7 ­ 8 horas (ver Reacciones adversas).

Reacciones psiquiátricas y paradójicas:

Las benzodiazepinas pueden producir reacciones tales como, intranquilidad, agitación, irritabilidad, agresividad, delirios, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamiento inadecuado y otros efectos adversos sobre la conducta. En caso de que esto ocurriera se deberá suspender el tratamiento.

Estas reacciones son mas frecuentes en niños y ancianos.

Grupos especiales de pacientes:

Las benzodiazepinas no se deben administrar a niños a no ser que sean estrictamente necesarias; la duración del tratamiento debe ser la mínima posible. Los ancianos deben recibir una dosis menor. También se recomienda utilizar dosis menores en pacientes con insuficiencia respiratoria crónica por el riesgo asociado de depresión respiratoria. Las benzodiazepinas no están indicadas en pacientes con insuficiencia hepática grave, por el riesgo asociado de encefalopatía.

Las benzodiazepinas no están recomendadas para el tratamiento de primera línea de la enfermedad psicótica.

Las benzodiazepinas no deben usarse solas para el tratamiento de la ansiedad asociada a depresión (riesgo de suicidio).

Las benzodiazepinas deben utilizarse con precaución extrema en aquellos pacientes con antecedentes de consumo de drogas o alcohol.

Advertencia sobre excipientes:

Este medicamento contiene 34 mg de glucosa por comprimido, lo que debe ser tenido en cuenta por los pacientes diabéticos.

4.5. Interacción con con otros medicamentos y otras formas de interacción

El efecto sedante puede potenciarse cuando se administra el producto en combinación con alcohol, lo que puede afectar a la capacidad de conducir o utilizar maquinaria.

A tener en cuenta: Combinación con depresores del SNC.

Se puede producir una potenciación del efecto depresor sobre el SNC al administrar concomitantemente antipsicóticos (neurolépticos), hipnóticos, ansiolíticos/sedantes,

MINISTERIO antidepresivos, analgésicos narcóticos, antiepilépticos, anestésicos y antihistamínicos sedantes.

En el caso de los analgésicos narcóticos también se puede producir un aumento de la sensación de euforia, lo que puede incrementar la dependencia psíquica.

Los compuestos que inhiben ciertos enzimas hepáticos (particularmente el citocromo P 450) pueden potenciar la actividad de las benzodiazepinas. En menor grado, esto también es aplicable a aquellas benzodiazepinas que se metabolizan exclusivamente por conjugación.

La cisaprida produce un aumento transitorio del efecto sedante del diazepam, al igual que la cimetidina, lo que aumenta el riesgo de somnolencia. Los antiacidos pueden retrasar la absorción del diazepam. La eliminación metabólica de la fenitoína se ve también afectada si se administra conjuntamente con diazepam. Las variaciones en este caso pueden ser imprevisibles, ya que las tasas plasmáticas de fenitoína pueden verse aumentadas con signos de toxicidad, o bien pueden disminuir o quedar estables.Una administración conjunta requiere vigilancia de las mismas. La premedicación con diazepam puede disminuir las dosis de los derivados fentanílicos necesarios para la inducción de la anestesia y disminuir el tiempo hasta la perdida de conciencia con las dosis de inducción. La isoniazida puede inhibir la eliminación del diazepam, lo que resultaría en incremento de las concentraciones plasmáticas. La rifampicina puede incrementar la eliminación del diazepam, lo que tendria como resultado una disminución de las concentraciones plasmáticas.

La piridoxina no debe administrarse simultáneamente con levodopa, porque reduce los efectos de este fármaco, pero no ocurre así si también se administra un inhibidor dopa-decarboxilasa.

Varios fármacos pueden alterar el metabolismo de la piridoxina, entre ellos se encuentran la isoniazida, la penicilamina y los anticonceptivos orales con estrógenos.

4.6. Embarazo y lactancia

Si el producto se prescribe a una mujer que pudiera quedarse embarazada durante el tratamiento, se le recomendará que en el momento de planificar un embarazo o de detectar que está embarazada, contacte con su médico para proceder a la retirada del tratamiento.

Si, por estricta exigencia médica, se administra el producto durante una fase tardía del embarazo, o a altas dosis durante el parto, es previsible que puedan aparecer efectos sobre el neonato como hipotermia, hipotonía y depresión respiratoria moderada.

Los niños nacidos de madres que toman benzodiazepinas de forma crónica durante el último período del embarazo pueden desarrollar dependencia física, pudiendo desencadenarse un síndrome de abstinencia en el período postnatal.

Dado que a excepción de su uso como anticonvulsivante, el diazepam no representa un tratamiento de urgencia, su uso durante el embarazo debe ser evitado, principalmente durante el primer trimestre.

Debido a que las benzodiazepinas se excretan por la leche materna, su uso está contraindicado en madres lactantes.

4.7. Efecto sobre la capacidad para conducir y utilizar maquinaria.

La capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinaria puede verse negativamente afectada por la sedación, amnesia, dificultad en la concentración y deterioro de la función muscular que pueden aparecer como consecuencia del tratamiento. Además, los períodos de sueño insuficientes pueden incrementar el deterioro del estado de alerta (ver Interacciones).

4.8. Reacciones adversas

Somnolencia, embotamiento afectivo, reducción del estado de alerta, confusión, fatiga, cefalea, mareo, debilidad muscular, ataxia o diplopía. Estos fenómenos ocurren predominantemente al comienzo del tratamiento y generalmente desaparecen con la administración continuada. Otras reacciones adversas tales como alteraciones gastrointestinales, cambios en la líbido o reacciones cutáneas pueden ocurrir ocasionalmente.

Amnesia:

Puede desarrollarse una amnesia anterógrada al utilizar dosis terapéuticas, siendo mayor el riesgo al incrementar la dosis. Los efectos amnésicos pueden asociarse a conductas inadecuadas (ver Advertencias y Precauciones).

Depresión:

La utilización de benzodiazepinas puede desenmascarar una depresión existente.

Reacciones psiquiátricas y paradójicas:

Al utilizar benzodiazepinas o compuestos similares, pueden aparecer reacciones tales como intranquilidad, agitación, irritabilidad, agresividad, delirio, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamiento inadecuado y otras alteraciones de la conducta. Dichas reacciones pueden ser graves y aparecen mas frecuentemente en niños y ancianos.

Dependencia:

La administración del producto (incluso a dosis terapéuticas) puede conducir al desarrollo de dependencia física: la supresión del tratamiento puede conducir al desarrollo de fenómenos de retirada o rebote (Ver Precauciones y Advertencias). Puede producirse dependencia psíquica. Se han comunicado casos de abuso.

Únicamente megadosis de piridoxina (2 a 6 g) tomadas durante varios meses, han producido neuropatía sensorial grave, que regresa al suspender la administración.

MINISTERIO Se han comunicado también de forma muy rara, y con un nivel dudoso de imputabilidad la existencia de reacciones de hipersensibilidad, así como casos excepcionales de aparición o agravación de erupciones acneiformes.

Se han descrito casos de supresión de la lactación con el uso de dosis altas.

4.9. Sobredosificación

Al igual que ocurre con otras benzodiazepinas, la sobredosis no representa una amenaza vital a no ser que su administración se combine con otros depresores centrales (incluyendo alcohol).

El manejo clínico de la sobredosis de cualquier medicamento, siempre debe tener en cuenta la posibilidad de que el paciente haya ingerido múltiples productos.

Tras una sobredosis de benzodiazepinas, debe inducirse el vómito (antes de una hora)si el paciente conserva la conciencia o realizarse un lavado gástrico con conservación de la vía aérea si está inconsciente. Si el vaciado gástrico no aporta ninguna ventaja, deberá administrarse carbón activado para reducir la absorción. Deberá prestarse especial atención a las funciones respiratoria y cardiovascular si el paciente requiere ingreso en una unidad de cuidados intensivos.

La sobredosificación con benzodiazepinas se manifiesta generalmente por distintos grados de depresión del sistema nervioso central, que pueden ir desde somnolencia hasta coma. En casos moderados, los síntomas incluyen somnolencia, confusión y letargia; en casos más serios, pueden aparecer ataxia, hipotonía, hipotensión, depresión respiratoria, raramente coma y muy raramente muerte.

Puede usarse el flumazenilo como antídoto.

Para la piridoxina, se ha descrito la aparición de neuropatía sensitiva periférica y la supresión de la lactancia en casos de administración de dosis muy altas (2 a 6 g) durante meses. Dadas las dosis de la misma administradas en Complutine, se presenta como casi imposible una sobredosificación por vitamina B6.

5. PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS DE ESTE MEDICAMENTO

5.1. Propiedades farmacodinámicas.

El Diazepam, principal ingrediente activo de COMPLUTINE, es una benzodiazepina con propiedades anticonvulsivante, ansiolítica, sedante y relajante muscular.

A los indudables efectos ansiolíticos y la acción miorrelajante del Diazepam, en Complutine se suma la acción beneficiosa en el metabolismo neuronal de suministrar dosis fisiológicas de vitamina B6 (piridoxina).

Mecanismo de acción/Efecto

Las benzodiazepinas y, por tanto el diazepam, actúan como depresores del sistema nervioso central (SNC), produciendo desde una leve sedación hasta hipnosis o coma, dependiendo de la dosis. No están totalmente establecidos los lugares y mecanismos de acción precisos.

Aunque se han propuesto varios mecanismos de acción, se cree que actúan como agonistas de un receptor especifico para las benzodiazepinas. Este receptor forma parte de una estructura tripartita compuesta por un canal cloro, del receptor para las benzodiazepinas y de un receptor del ácido gamma-aminobutírico (GABA). La ocupación del receptor benzodiazepinico por un agonista favorece la acción del receptor para el GABA, lo que aumenta la frecuencia de apertura del canal cloro y la penetración de los iones cloro a través del ionóforo. El aumento de la polarización de la membrana disminuye la posibilidad de descarga neuronal. Los receptores centrales ­región límbica, amígdala e hipocampo- serían las responsables de las acciones sedantes, ansiolíticas y anticonvulsivantes. En los efectos miorrelajantes, se verían implicados más bien los receptores de la medula espinal.

Los efectos que pueden producir las benzodiazepinas son los siguientes:

Ansiolítico, sedante-hipnótico: Se cree que estimulan los receptores GABA en el sistema reticular activador ascendente. Puesto que el GABA es inhibidor, la estimulación de los receptores aumenta la inhibición y bloquea la excitación cortical y límbica después de estimular la formación reticular del tallo cerebral.

Amnésico: No se ha determinado el mecanismo de acción. Sin embargo, como ocurre con todos los medicamentos sedante-hipnóticos, las dosis preanestésicas de diazepam alteran la memoria próxima e interfieren la retención de los hechos en la memoria, produciendo así amnesia anterógrada para los sucesos que ocurran mientras existan concentraciones terapéuticas de diazepam.

Anticonvulsivo: Parecen actuar, al menos parcialmente, por potenciación de la inhibición presináptica. Suprimen la propagación de la actividad convulsiva producida por focos epileptógenos en la corteza, tálamo y estructuras límbicas, pero no eliminan la descarga anormal del foco.

Coadyuvante de la relajación del músculo esquelético: No está totalmente establecido el mecanismo de acción exacto de las benzodiazepinas, pero se cree que estos medicamentos producen relajación del músculo esquelético principalmente por inhibición de las vías espinales aferentes polisinápticas; sin embargo, también pueden inhibir las vías aferentes monosinápticas. Las benzodiazepinas también pueden deprimir directamente los nervios motores y la función muscular.

5.2 Propiedades farmacocinéticas

Diazepam es la benzodiazepina de más rápida absorción. Se absorbe de forma rápida y completa en el tracto gastrointestinal, con un tiempo de latencia de 30 minutos a una hora, alcanzando su tasa sanguínea máxima en dos a tres horas.

La ingestión simultánea de alcohol reduce y retarda la absorción del diazepam.

Se metaboliza ampliamente en el hígado, dando lugar a varios metabolitos activos como el desmetildiazepam y el oxazepam. Tanto en el feto como en el recién nacido se produce una desmetilación, pero la hidroxilación es más débil. El diazepam es una benzodiazepina de vida media larga ­ alrededor de 25 horas- y bastante variable en los adultos sanos - 20 a 30 horas- La vida media se ve aumentada de forma sustancial con la edad ­llega a ser hasta de 90 horas a los 80 años- a causa de modificaciones en el volumen de distribución. En los sujetos obesos se da un aumento importante en la vida media del diazepam y del metildiazepam por aumentar el volumen de distribución. En sujetos cirróticos la vida media puede verse multiplicada hasta por dos y tres veces. La vida media del metabolito desmetildiazepam puede variar entre 50 y hasta 100 horas.

Tiene una vida media bifásica, con una fase de distribución rápida inicial seguida por una fase de eliminación terminal prolongada de 1 ó 2 días.

La excreción, se realiza principalmente por la orina, en forma de metabolitos, además de en forma libre y también conjugado. La eliminación en el recién nacido es muy lenta.

La acumulación del diazepam y sus metabolitos activos es significativa cuando se administra en forma repetida.

Los niveles mantenidos en las concentraciones plasmáticas se alcanzan normalmente entre 5 días y dos semanas.

La eliminación es lenta dado que sus metabolitos permanecen en sangre durante días e incluso semanas.

La piridoxina es una vitamina hidrosoluble que se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal. Se metaboliza por vía hepática, activándose a piridoxal y se elimina por vía renal. Es además dializable.

5.3. Datos preclínicos sobre seguridad

5.3.1. Toxicidad Aguda

La toxicidad del diazepam ha sido extensamente estudiada en ratones, ratas, gatos y perros.

Los rangos de la DL 50 para las diferentes especies, en función de la vía de administración fueron los siguientes:

Ratones (VO): 720-790 (mg/Kg) Ratones (SC): 800 - 1240 (mg/Kg) Ratones (IP): 720-790 (mg/Kg) Rata (VO): 710 (mg/kg) Gato (VO): 500 (mg/kg) Perros (VO) 1000 (mg/kg)

Únicamente megadosis de piridoxina (2 a 6 g) tomadas durante meses han producido neuropatía sensorial grave.

5.3.2. Toxicidad Fetal y Estudios sobre la Fertilidad El Diazepam, como todas las benzodiazepinas, cruza la barrera placentaria. Sin embargo, no ha mostrado ser teratógeno en los animales de experimentación, ni se han señalado efectos de importancia en los seres humanos ­no parece aumentar el riesgo de fisura palatina.

Por otra parte, es también conocido que el uso crónico de benzodiazepinas durante el embarazo puede causar dependencia física, con síntomas de abstinencia en el recién nacido.

No se dispone de datos sobre la piridoxina, pero tratándose como es el caso de una producto natural e indispensable en la alimentación, no se prevén efectos teratogénicos a las dosis dadas.

5.3.3. Potencial mutagénico y carcinogénico

La información disponible no permite asegurar la ausencia de riesgo con respecto al potencial mutagénico del diazepam. Por otra parte, en un estudio realizado en ratas durante 18 meses, no se evidenció potencial carcinogenético.

Estudios de organismos internacionales descartan el riesgo de padecer cáncer de mama por el uso de diazepam e indican la falta de datos adecuados que apoyen su potencial carcinogenicidad en otras localizaciones.

5.3.4. Toxicidad de los excipientes

Los excipientes que contiene Complutine, son productos de uso habitual en la industria farmacéutica para este tipo de formulaciones, de manera que no debería plantearse respecto a ellos ningún problema de seguridad.

6. DATOS FARMACÉUTICOS

6.1. Relación de excipientes

- Sílice coloidal - Celulosa microcristalina - Talco - Estearato de magnesio - Almidón de maíz - Maltodextrina (glucosa, 34 mg y maltosa) - Lactosa monohidrato

6.2. Incompatibilidades

Los antiácidos pueden retrasar la absorción del diazepam.

6.3. Período de validez

MINISTERIO 5 años

6.4. Precauciones especiales de conservación

No conservar a temperatura superior a 30ºC

6.5. Naturaleza y contenido del recipiente

Blísters de PVC/Aluminio. Envases con 24 comprimidos.

6.6. Instrucciones de uso/manipulación

Vía oral. Es preferible tomar la dosis más alta antes de acostarse.

7 NOMBRE O RAZÓN SOCIAL Y DOMICILIO PERMANENTE O SEDE SOCIAL DEL TITULAR DE LA AUTORIZACIÓN

Novartis Consumer Health, S.A. Gran Vía de les Corts Catalanes, 764 08013 ­ BARCELONA

Fecha última revisión: Junio 01




Prospectos de medicamentos.