prospectos de medicamentos


CIBACEN 20 mg comprimidos , 500 comprimidos








Ficha del medicamento:

Información Basica del medicamento

Principio activo: BENAZEPRIL
Codigo Nacional: 643338
Codigo Registro: 59552
Nombre de presentacion: CIBACEN 20 mg comprimidos , 500 comprimidos
Laboratorio: MEDA PHARMA S.A.U
Fecha de autorizacion: 1992-10-01
Estado: Autorizado
Fecha de estado: 1993-02-01

Prospecto

Toda la información del medicamento

CIBACÉN® 5 mg, comprimidos CIBACÉN® 10 mg, comprimidos

1. NOMBRE DEL MEDICAMENTO

CIBACÉN® 5 mg, comprimidos CIBACÉN® 10 mg, comprimidos CIBACÉN® 20 mg, comprimidos

2. COMPOSICION CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

Por comprimido de CIBACÉN® 5 mg: Benazepril (DCI) hidrocloruro 5 mg Por comprimido de CIBACÉN® 10 mg: Benazepril (DCI) hidrocloruro 10 mg Por comprimido de CIBACÉN® 20 mg: Benazepril (DCI) hidrocloruro 20 mg

Para la lista completa de excipientes, ver sección 6.1

3. FORMA FARMACEUTICA

Comprimidos divisibles

4. DATOS CLINICOS

4.1 Indicaciones terapéuticas - Hipertensión arterial. - Como tratamiento adyuvante en la insuficiencia cardiaca congestiva. - Insuficiencia renal crónica progresiva leve o moderada (aclaramiento de creatinina 30-60 ml/min), excepto pacientes con nefropatía poliquística, hipertensiva o túbulo intersticial.

4.2 Posología y forma de administración Hipertensión: la dosis recomendada es de 10 mg una vez al día, dosis que puede ser incrementada a 20 mg/día.

La dosis debe ajustarse en función de la disminución de la presión sanguínea, generalmente a intervalos de 1 a 2 semanas. En algunos pacientes, el efecto antihipertensivo puede disminuir hacia el final del intervalo posológico, en cuyo caso la dosis diaria total se repartirá en dos tomas iguales.

La dosis máxima recomendada de Cibacén® en pacientes hipertensos es de 40 mg al día, en una toma única o dividida en dos tomas iguales.

Si el descenso tensional conseguido sólo con Cibacén® no es suficiente, puede administrarse de forma concomitante otro fármaco con efecto antihipertensivo, p.ej. un diurético tiazídico o un antagonista del calcio, al principio a dosis bajas.

En el caso de tratamiento previo con un diurético, éste debe suspenderse 2-3 días antes de iniciar el tratamiento con Cibacén® y administrarlo posteriormente, si es necesario. Si no es posible eliminar el diurético se reducirá la dosis inicial de Cibacén® (5 mg en lugar de 10 mg) para evitar una excesiva hipotensión (ver apartado 4.4. "Advertencias y precauciones especiales de empleo").

En enfermos con un aclaramiento de creatinina 30 ml/min se recomienda la dosis usual de Cibacén®. Si el aclaramiento de creatinina es <30 ml/min, la dosis inicial será de 5 mg y puede aumentarse hasta un máximo de 10 mg diarios. Para una mayor reducción de la tensión arterial se añadirá un diurético no tiazídico u otro fármaco antihipertensivo.

Insuficiencia cardiaca congestiva: la dosis inicial recomendada es de 2.5 mg una vez al día. Debido al posible riesgo de un marcado descenso de la presión sanguínea en respuesta a la primera dosis, se deberá vigilar estrechamente a los pacientes que tomen Cibacén® por vez primera (ver apartado 4.4 "Advertencias y precauciones especiales de empleo"). Al cabo de 2-4 semanas, la dosis de Cibacén® puede aumentarse a 5 mg una vez al día si los síntomas de insuficiencia cardiaca no han mejorado, siempre que el paciente no haya desarrollado una hipotensión sintomática u otras reacciones adversas inaceptables. Dependiendo de la respuesta clínica, puede aumentarse la dosis a 10 mg e incluso a 20 mg una vez al día. Una única dosis diaria es generalmente efectiva, aunque algunos pacientes pueden responder mejor con dos tomas diarias. Ensayos clínicos controlados han mostrado que los pacientes con insuficiencia cardiaca más grave (clase IV de la NYHA) requieren normalmente dosis menores de Cibacén® que los pacientes con insuficiencia cardiaca de leve a moderada (clases II y III de la NYHA).

En pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva con un aclaramiento de creatinina <30 ml/min, si bien puede resultar óptima la dosis inicial recomendada (2.5 mg una vez al día) se puede aumentar la dosis diaria a 10 mg (ver apartado 5.2 "Propiedades farmacocinéticas").

Insuficiencia renal crónica progresiva (IRC), con aclaramiento de creatinina de 30-60 ml/min: Para retrasar la progresión de la enfermedad renal crónica con o sin hipertensión la dosis recomendada para el tratamiento a largo plazo es de 10 mg una vez al día. Si se requiere una mayor reducción de la presión arterial pueden utilizarse otros antihipertensivos en combinación con Cibacén®.

Niños: No se ha determinado la seguridad y eficacia de Cibacén® en niños.

Ancianos: Las recomendaciones posológicas y las precauciones especiales son las mismas que para los adultos (ver también sección 5.1 "Propiedades farmacocinéticas").

4.3 Contraindicaciones Hipersensibilidad conocida a benazepril o a cualquiera de los componentes de la especialidad. Hipersensibilidad a cualquier otro inhibidor de la ECA Antecedentes de edema angioneurótico asociados con otros inhibidores de la ECA. Embarazo (ver apartado 4.6. "Embarazo y lactancia").

4.4 Advertencias y precauciones especiales de empleo Advertencias Reacciones anafilactoides o relacionadas: Los pacientes tratados con inhibidores de la ECA (inclusive Cibacén®) pueden experimentar diversas reacciones adversas, algunas de ellas graves, probablemente debido a que los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina afectan al metabolismo de eicosanoides y polipéptidos, inclusive la bradiquinina endógena. Edema angioneurótico: Se han descrito casos de edema angioneurótico en cara, labios, lengua, glotis y laringe en pacientes tratados con inhibidores de la ECA, inclusive con Cibacén®. En estos casos se retirará Cibacén® inmediatamente y se someterá al enfermo a una observación cuidadosa y al tratamiento adecuado hasta que desaparezcan completamente los signos y síntomas. Cuando la inflamación se produce solamente en cara y labios, el paciente normalmente mejora sin tratamiento o con antihistamínicos. Un angioedema asociado a edema laríngeo puede ser fatal. Si están afectados lengua, glotis o laringe, se instaurará sin demora una terapéutica apropiada, p.ej. solución de adrenalina al 1:1000 (0.3-0.5 ml) por vía subcutánea y/o se tomarán medidas para asegurar una apertura de las vías respiratorias.

Se ha observado que la incidencia de edema angioneurótico durante la terapia con inhibidores de la ECA es superior en pacientes de raza negra de origen africano que en pacientes de raza no negra.

Reacciones anafilactoides durante la desensibilización: Dos pacientes sometidos a tratamiento de desensibilización con veneno de himenópteros mientras recibían inhibidores de la ECA sufrieron reacciones anafilactoides muy graves. En los mismos pacientes, se evitaron estas reacciones cuando se interrumpió temporalmente el tratamiento con el inhibidor de la ECA, pero reaparecieron por reexposición inadvertida.

Reacciones anafilactoides durante diálisis o aféresis de lipoproteínas de baja densidad: Se han descrito reacciones anafilactoides en pacientes dializados con membranas de flujo elevado mientras recibían tratamiento con un inhibidor de la ECA. También se han descrito reacciones anafilactoides en pacientes sometidos a aféresis de lipoproteínas de baja densidad por absorción con sulfato de dextrano.

Hipotensión sintomática: Como con otros inhibidores de la ECA, en casos raros se ha observado hipotensión sintomática, típicamente en personas con depleción salina o de volumen como consecuencia de un tratamiento prolongado con diuréticos, restricción de sal en la dieta, diálisis, diarrea o vómitos. La depleción de volumen y/o salina debe ser corregida antes de iniciar el tratamiento con Cibacén®. Si se produce hipotensión, el paciente se colocará en posición supina y si es necesario se le administrará solución salina i.v. El tratamiento con Cibacén® puede continuarse cuando la presión sanguínea y el volumen hayan vuelto a sus valores normales.

En pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva grave, el tratamiento con un inhibidor de la ECA puede provocar una hipotensión excesiva que puede estar asociada con oliguria y/o azotermia progresiva y (raramente) con insuficiencia renal aguda. En estos pacientes, el tratamiento deberá iniciarse bajo vigilancia médica. Deberán ser vigilados estrechamente durante las dos primeras semanas de tratamiento y cuando se aumente la dosis de benazepril o de diurético.

Agranulocitosis, neutropenia: Captopril, otro fármaco inhibidor de la ECA, puede causar agranulocitosis y depresión de la médula ósea; estos efectos ocurren más frecuentemente en pacientes con disfunción renal, especialmente si además presentan enfermedad del colágeno con afectación vascular, como el lupus eritematoso sistémico o escleroderma. No existen suficientes datos de ensayos clínicos con benazepril que muestren si existe la misma incidencia de agranulocitosis. Se considerará el control periódico del recuento leucocitario en los pacientes con enfermedad del colágeno con afectación vascular especialmente si ésta está asociada con una disfunción renal.

Hepatitis o insuficiencia hepática: En pacientes tratados con inhibidores de la ECA se han descrito en raras ocasiones hepatitis predominantemente colestásica y casos aislados de fallo hepático agudo, algunos de ellos fatales. El mecanismo no está explicado. Los pacientes tratados con inhibidores de la ECA que desarrollan ictericia o elevación marcada de las enzimas hepáticas deberán interrumpir el tratamiento con el inhibidor de la ECA y someterse a vigilancia médica.

Advertencias sobre excipientes: Este medicamento contiene lactosa. Los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, de insuficiencia de lactasa de Lapp o problemas de absorción de glucosa o galactosa no deben tomar este medicamento. Este medicamento por contener aceite de ricino hidrogenado como excipiente puede provocar molestias de estómago y diarrea.

Precauciones Función renal disminuida: En pacientes susceptibles pueden producirse cambios en la función renal. En pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva grave, cuya función renal puede depender de la actividad del sistema renina-angiotensina- aldosterona, el tratamiento con inhibidores de la ECA puede estar asociado con oliguria y/o azotermia progresiva y (raramente) insuficiencia renal aguda. En un estudio reducido con pacientes hipertensos con estenosis de la arteria renal en un riñón o estenosis de la arteria renal bilateral, el tratamiento con Cibacén® se asoció a incrementos del nitrógeno ureico en sangre (BUN) y de la creatinina sérica; estos aumentos fueron reversibles cuando se interrumpió el tratamiento con Cibacén®, con el diurético o con ambos. Si estos pacientes son tratados con inhibidores de la ECA deberá monitorizarse la función renal durante las primeras semanas de tratamiento. Algunos pacientes hipertensos sin aparente enfermedad vascular renal preexistente desarrollaron una elevación de los niveles de BUN y de la creatinina sérica (normalmente poco elevados y pasajeros) especialmente en pacientes tratados con Cibacén® y con diurético. Esto es más probable que ocurra en pacientes con una insuficiencia renal previa y puede requerir una reducción de la dosis de Cibacén® y/o la interrupción del tratamiento con el diurético. La evaluación del paciente hipertenso incluirá siempre la valoración de la función renal (ver apartado 4.2. "Posología y forma de administración").

Tos: Se han descrito casos de tos persistente y no productiva en el tratamiento con inhibidores de la ECA, posiblemente debido a la inhibición de la degradación de la bradiquinina endógena. Esta tos desaparece siempre al interrumpir el tratamiento. La tos inducida por un inhibidor de la ECA ha de ser considerada en el diagnóstico diferencial de la tos.

Cirugía, anestesia: antes de una intervención quirúrgica deberá informarse al anestesista que el paciente está bajo tratamiento con un inhibidor de la ECA. Durante la anestesia con agentes que induzcan hipotensión, los inhibidores de la ECA pueden bloquear la formación de angiotensina II secundaria a la liberación compensadora de renina. Si se produce hipotensión por este mecanismo puede corregirse por expansión de volumen.

MINISTERIO Hiperpotasemia: en raras ocasiones, se ha observado una elevación de los niveles de potasio sérico durante el tratamiento con inhibidores de la ECA. En los ensayos clínicos no se han comunicado interrupciones del tratamiento con Cibacén® debido a la hiperpotasemia. Como factores de riesgo de desarrollo de hiperpotasemia pueden considerarse la insuficiencia renal, la diabetes mellitus y el empleo concomitante de fármacos para tratar la hipopotasemia (ver apartado 4.5 "Interacciones con con otros medicamentos y otras formas de interacción"). En un ensayo con pacientes con insuficiencia renal crónica progresiva algunos pacientes discontinuaron el tratamiento debido a la hiperpotasemia. En pacientes con enfermedad renal crónica progresiva deben monitorizarse los niveles séricos de potasio.

Estenosis aórtica o mitral: al igual que con otros vasodilatadores se recomienda una especial precaución en pacientes que sufren estenosis aórtica o mitral.

4.5 Interacción con con otros medicamentos y otras formas de interacción - Diuréticos: Los pacientes sometidos a tratamiento con diuréticos o pacientes con depleción de líquidos pueden experimentar, en ocasiones, una reducción excesiva de la tensión arterial tras iniciar la terapia con un inhibidor de la ECA. La posibilidad de aparición de efectos hipotensores en tales pacientes puede ser minimizada interrumpiendo el tratamiento con el diurético 2-3 días antes de iniciar la medicación con Cibacén® (ver apartado 4.2. "Posología y forma de administración" y 4.4."Advertencias y precauciones especiales de empleo").

- Potasio: No se recomienda el empleo concomitante de inhibidores de la ECA con diuréticos ahorradores de potasio (p.ej. espironolactona, triamtereno, amilorida), suplementos de potasio o sustitutos de sal que contengan potasio, ya que puede producirse un aumento significativo del potasio sérico. Sin embargo, si dicha combinación se considera necesaria, se aconseja controlar frecuentemente el potasio sérico.

- Litio: Se han descrito casos de niveles elevados de litio sérico y síntomas de toxicidad por litio en pacientes tratados con inhibidores de la ECA durante la terapia con litio. Estos fármacos deben ser coadministrados con precaución y se recomienda la monitorización frecuente de los niveles de litio sérico. Si se utiliza también un diurético, aumenta el riesgo de toxicidad por litio.

- Indometacina: Se ha demostrado que el efecto hipotensor de los inhibidores de la ECA puede verse reducido por la administración concomitante con indometacina. Sin embargo, en un ensayo clínico controlado, la indometacina no interfirió con el efecto antihipertensivo de Cibacén®.

4.6 Embarazo y lactancia

Embarazo Cibacén® está contraindicado durante el embarazo (ver apartado 4.3 "Contraindicaciones").

Los fármacos inhibidores de la ECA pueden causar morbilidad y muerte fetal y neonatal cuando se administran a mujeres embarazadas. Se han descrito varias docenas de casos en la literatura mundial.

El uso de inhibidores de la ECA durante el segundo y tercer trimestre de embarazo se ha asociado a lesión fetal y neonatal, incluyendo hipotensión, hipoplasia craneal neonatal, anuria, insuficiencia renal reversible o irreversible y muerte. También se ha descrito oligohidramnios, probablemente debido a una función renal fetal disminuida. En este caso el oligohidramnios se ha asociado con contracturas fetales de los miembros, deformación craneofacial y desarrollo pulmonar hipoplásico. También se han comunicado casos de prematuridad, retraso del crecimiento intrauterino y ductus arteriosus manifiesto, aunque no está claro que estos efectos fueran debidos al tratamiento con un inhibidor de la ECA. Además, el uso de los inhibidores de la ECA durante el primer trimestre del embarazo ha sido asociado con un riesgo potencialmente incrementado de defectos congénitos.

Una vez comprobado el embarazo, el tratamiento con el inhibidor de la ECA debe interrumpirse lo antes posible y la monitorización del desarrollo fetal se deberá llevar a cabo de forma regular. En mujeres que planean quedarse embarazadas, los inhibidores de la ECA (incluyendo benazepril) no deben ser utilizados. A las mujeres en edad fértil se les debe informar del potencial riego de los inhibidores de la ECA (incluyendo benazepril) y sólo se deberían administrar tras un cuidadoso asesoramiento y tomando en consideración los riesgos y beneficios individuales.

Lactancia Benazepril y benazeprilato se excretan en leche materna, pero las concentraciones máximas halladas fueron de sólo un 0,3% respecto a las plasmáticas, de lo que se deduce que la fracción de benazeprilato que llega a la circulación sistémica del lactante puede considerarse insignificante. Sin embargo y, a pesar de que no son previsibles efectos adversos en el lactante, no se recomienda el uso de Cibacén® en mujeres en período de lactancia.

4.7 Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas El paciente deberá ser informado sobre la posibilidad de que pueda reducirse la capacidad de concentración al inicio del tratamiento con Cibacén®, por lo que será conveniente que no realice tareas que requieran especial atención (conducir vehículos, manejar maquinaria peligrosa) hasta que la respuesta sea satisfactoria.

4.8 Reacciones adversas Estimación de la frecuencia: muy raros < 0.01%; raros >0.01% a <0.1%; ocasionales >0.1% a 1%; frecuentes >1% a < 10%, muy frecuentes >10%. Cibacén® ha demostrado ser bien tolerado. Se enumeran a continuación las reacciones adversas asociadas a Cibacén® y a otros inhibidores de la ECA.

Sistema cardiovascular Frecuentes: palpitaciones, síntomas ortostáticos. Raros: hipotensión sintomática, dolor torácico, angina de pecho, arritmias. Muy raros: infarto de miocardio.

Tracto gastrointestinal Frecuentes: trastornos gastrointestinales inespecíficos. Raros: diarrea, estreñimiento, náuseas, vómitos, dolor abdominal. Muy raros: pancreatitis.

Piel Frecuentes: eritema, sofocos, prurito, fotosensibilidad. Raros: pénfigo Muy raros: síndrome de Stevens-Johnson

Hígado y conducto biliar Raros: hepatitis (predominantemente colestásica), ictericia colestásica (ver apartado 4.4. "Advertencias: hepatitis o insuficiencia hepática").

Sistema urogenital Frecuentes: polaquiuria. Raros: aumento del BUN, aumento de la creatinina sérica. Muy raros: función renal disminuida (ver apartado 4.4. "Advertencias y precauciones especiales de empleo").

Tracto respiratorio Frecuentes: tos, síntomas de las vías respiratorias.

Sistema nervioso central Frecuentes: cefaleas, vértigo, fatiga. Raros: somnolencia, insomnio, nerviosismo y parestesias.

Sangre Muy raros: anemia hemolítica, trombocitopenia (ver apartado 4.4. "Advertencias: agranulocitosis/ neutropenia").

Órganos sensoriales Muy raros: tinnitus y disgeusia.

Reacciones alérgicas e inmunológicas Raros: angioedema, edema de labios y/o cara (ver apartado 4.4. "Advertencias: reacciones anafilactoides y relacionadas).

Sistema musculoesquelético Raros: artralgia, artritis, mialgia.

Datos de laboratorio Al igual que con otros inhibidores de la ECA, se observaron aumentos menores del BUN y de la creatinina sérica en menos del 0.1% de los pacientes con hipertensión esencial tratados sólo con Cibacén®; estos aumentos fueron reversibles al interrumpir la medicación y es más probable que ocurran en pacientes que reciban simultáneamente diuréticos o en los que presenten estenosis de la arteria renal (ver apartado 4.4 "Advertencias y precauciones especiales de empleo").

4.9 Sobredosis Signos y síntomas: Aunque no existe experiencia de sobredosificación con Cibacén®, el síntoma más importante es presumiblemente una marcada hipotensión.

Tratamiento: Si la ingestión de la sobredosis es reciente, se inducirá el vómito. Aunque el metabolito activo, benazeprilato, sólo es ligeramente dializable, puede considerarse la diálisis para pacientes sobredosificados que sufran una insuficiencia renal grave, a fin de facilitar la eliminación (ver apartado 4.4 "Advertencias y precauciones especiales de empleo").

MINISTERIO En caso de hipotensión marcada, se administrará una solución salina normal por vía i.v.

5. PROPIEDADES FARMACOLOGICAS

5.1 Propiedades farmacodinámicas Grupo terapéutico/ farmacológico: inhibidor de la enzima conversora de la angiotensina. Cibacén® (benazepril hidrocloruro) es un profármaco que, tras hidrólisis da lugar a la sustancia activa, el benazeprilato, el cual inhibe a la enzima conversora de angiotensina (ECA) y por lo tanto reduce la conversión de angiotensina I en angiotensina II. Consecuentemente reduce todos los efectos mediados por la angiotensina II - vasoconstricción y producción de aldosterona, que favorece la reabsorción de sodio y agua a nivel del túbulo renal - y aumenta el gasto cardíaco. Benazepril disminuye el aumento reflejo simpático de la frecuencia cardiaca en respuesta a la vasodilatación.

Hipertensión Al igual que otros inhibidores de la ECA, Cibacén® también inhibe la degradación de la bradiquinina por la quininasa, inhibición que puede contribuir al efecto de disminución de la presión arterial.

Cibacén® reduce la presión sanguínea en posición sentada, supina y en bipedestación en todos los grados de hipertensión.

En la mayoría de pacientes, el efecto antihipertensor se manifiesta aproximadamente una hora después de administrar una dosis oral única de Cibacén®, alcanza el máximo a las 2-4 horas y persiste durante al menos 24 horas. Durante la administración repetida, la reducción tensional máxima se consigue, con cada dosis, generalmente tras una semana y se mantiene durante el tratamiento prolongado. El efecto antihipertensivo se mantiene independientemente de la raza, de la edad o del nivel basal de la actividad de la renina plasmática. Los efectos antihipertensivos de Cibacén® no difieren de forma apreciable entre pacientes que reciban dietas pobres o ricas en sodio.

La interrupción brusca del tratamiento con Cibacén® no se ha asociado con un incremento rápido de la presión sanguínea. En un estudio con sujetos sanos, dosis únicas de Cibacén® produjeron un aumento del flujo sanguíneo renal y no tuvieron efecto sobre la tasa de filtración glomerular.

El efecto antihipertensivo de Cibacén® y de los diuréticos tiazídicos son sinérgicos. El uso concomitante de Cibacén® con otros fármacos antihipertensivos, inclusive beta-bloqueantes y antagonistas del calcio ha producido generalmente mayores descensos de la presión sanguínea.

Insuficiencia cardiaca congestiva La administración de Cibacén® a pacientes pretratados con digital y un diurético, produce un aumento del gasto cardíaco y de la tolerancia al esfuerzo, a la vez que disminuye la presión capilar pulmonar, la resistencia vascular sistémica y la tensión arterial; también se observa una ligera reducción de la frecuencia cardiaca. El tratamiento con Cibacén® en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva disminuye la fatiga, los estertores, el edema y mejora la clase funcional de la NYHA. Los ensayos clínicos han demostrado la mejoría de las variables hemodinámicas durante 24 horas, con una única dosis diaria.

Insuficiencia renal crónica progresiva En un ensayo multicéntrico, doble ciego, controlado con placebo que duró 3 años, 583 pacientes con enfermedades renales de varias etiologías y niveles de creatinina sérica que oscilaban entre 1.5 a 4 mg/dL (aclaramiento de creatinina entre 30 y 60 mL/min), con o sin hipertensión, fueron randomizados a placebo o Cibacén® 10 mg una vez al día. Para controlar la presión arterial fue necesario administrar fármacos antihipertensivos adicionales en pacientes de ambos grupos. El grupo Cibacén® tuvo una reducción del 53% en el riesgo relativo de alcanzar un "endpoint" definido como el aumento de la creatinina sérica a un nivel doble del basal o la necesidad de diálisis. Estos efectos beneficiosos fueron acompañados por una reducción de la presión arterial y una disminución marcada de la proteinuria. Los pacientes con enfermedad renal poliquística no experimentaron un enlentecimiento en el deterioro de la función renal cuando fueron tratados con Cibacén®. Sin embargo, Cibacén® puede utilizarse en estos pacientes para tratar la hipertensión.

5.2 Propiedades farmacocinéticas Absorción y concentraciones plasmáticas Se absorbe como mínimo un 37% de una dosis oral de benazepril hidrocloruro. El profármaco se convierte rápidamente en benazeprilato, metabolito farmacológicamente activo. Tras administración de benazepril hidrocloruro en ayunas, las concentraciones máximas de benazepril y de benazeprilato se alcanzan tras 30 y 60-90 minutos respectivamente.

La biodisponibilidad absoluta de benazeprilato tras administración oral de benazepril hidrocloruro es aprox. un 28% de la biodisponibilidad conseguida tras la administración i.v. del metabolito.

La ingesta de alimentos antes de la administración de Cibacén® retrasa la absorción pero no influye en la cantidad absorbida y convertida a benazeprilato. Por tanto, benazepril hidrocloruro puede tomarse con o sin alimentos.

En el rango de dosis de 5-20 mg, las áreas bajo la curva y las concentraciones plasmáticas máximas de benazepril y benazeprilato son aproximadamente proporcionales al tamaño de la dosis. Se observan desviaciones en la proporcionalidad de dosis, pequeñas pero estadísticamente significativas, en el rango de dosis más amplio de 2-80 mg, debidas probablemente a la unión saturable del benazeprilato a la ECA.

La cinética no varía durante la administración repetida (5-20 mg una vez al día). El benazepril no se acumula. El benazeprilato sólo lo hace muy ligeramente; el AUC en estado estacionario es aprox. un 20% mayor que el observado durante el primer intervalo de dosificación de 24 horas. La semivida efectiva para la acumulación del benazeprilato es de 10-11 horas. Los niveles del estado estacionario se alcanzan a los 2-3 días.

Distribución

Benazepril y benazeprilato se unen aprox. en un 95% a proteínas séricas (principalmente albúmina); esta unión no se ve afectada por la edad. El volumen de distribución de benazeprilato en estado estacionario es de aprox. 9 litros.

Metabolismo Benazepril es extensamente metabolizado, siendo el benazeprilato el metabolito principal. Se supone que esta conversión se produce principalmente en el hígado por hidrólisis enzimática. Otros metabolitos son los conjugados acilglucurónidos del benazepril y del benazeprilato.

Eliminación Benazepril se elimina principalmente por aclaramiento metabólico. El benazeprilato se elimina por vía renal y biliar; la excreción renal es la principal vía en pacientes con función renal normal. El aclaramiento metabólico del benazeprilato disponible sistémicamente es de importancia secundaria. En la orina aparece menos de un 1% de benazepril y aprox. un 20% de benazeprilato de una dosis oral.

La eliminación plasmática de benazepril es completa a las 4 horas. La eliminación del benazeprilato es bifásica, con una semivida inicial de aprox. 3 horas y una semivida terminal de unas 22 horas. La fase de eliminación terminal a partir de las 24 horas sugiere una fuerte unión del benazeprilato a la ECA.

Grupos especiales de pacientes Pacientes hipertensos Las concentraciones plasmáticas en estado estacionario se correlacionan con el tamaño de la dosis diaria.

Pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva La absorción de benazepril y su conversión a benazeprilato no se ve afectada. Debido a que la eliminación es ligeramente inferior, la concentración de benazeprilato en estado estacionario tiende a ser más elevada en este grupo que en sujetos sanos o hipertensos.

Ancianos, insuficiencia renal de leve a moderada, síndrome nefrótico y disfunción hepática La cinética de benazepril y benazeprilato se ve mínimamente afectada por la edad avanzada y por una disfunción renal leve o moderada (aclaramiento de creatinina 30- 80 ml/min.) y por el síndrome nefrótico. La cinética y la biodisponibilidad del benazeprilato no se ven afectadas en pacientes con disfunción hepática debida a cirrosis. No es necesario, por tanto, ajustar la dosis en estos pacientes.

Insuficiencia renal grave y nefropatía en fase terminal La cinética del benazeprilato se ve sustancialmente afectada en caso de disfunción renal grave (aclaramiento de creatinina < 30 ml/min), produciéndose una eliminación más lenta y una mayor acumulación que requiere una reducción de dosis. Benazepril y benazeprilato son eliminados del plasma incluso en pacientes con nefropatía en fase terminal, siendo la cinética similar a la de los pacientes con disfunción renal grave. El aclaramiento no renal (es decir, metabólico o biliar) compensa parcialmente el deficiente aclaramiento renal.

Hemodiálisis

MINISTERIO La hemodiálisis regular que se inicie como mínimo dos horas después de la administración de benazepril hidrocloruro no afecta significativamente a las concentraciones plasmáticas de benazepril y benazeprilato y no es necesario, por tanto, administrar una dosis suplementaria tras la diálisis. La diálisis elimina tan sólo una pequeña cantidad de benazeprilato del organismo.

Comedicación La farmacocinética del hidrocloruro de benazepril no se ve afectada por los siguientes fármacos: hidroclorotiazida, furosemida, clortalidona, digoxina, propranolol, atenolol, nifedipino, amlodipino, naproxeno, aspirina o cimetidina. De modo análogo el benazepril hidrocloruro no afecta sustancialmente la farmacocinética de estos medicamentos (no se ha estudiado la cinética de la cimetidina).

5.3 Datos preclínicos sobre seguridad Estudios de toxicidad en la reproducción No se han observado efectos adversos sobre la capacidad reproductora en ratas macho y hembra, tratadas con dosis de hasta 500 mg/kg/día de benazepril hidrocloruro. No se han evidenciado efectos embriotóxicos, fetotóxicos ni teratogénicos directos en ratones tratados con dosis de hasta 150 mg/kg/día de benazepril, en ratas tratadas con dosis de hasta 500 mg/kg/día, ni en conejos con dosis hasta de 5 mg/kg/día.

Mutagenicidad No se detectó potencial mutagénico en todos los ensayos in vitro e in vivo llevados a cabo.

Cancerogénesis No se observó evidencia de efecto tumorogénico con benazepril hidrocloruro tras administrarlo a ratas a dosis de hasta 150 mg/kg/día (250 veces la dosis diaria total máxima recomendada en humanos).

Tampoco se constató ningún efecto cancerogénico tras administrar benazepril hidrocloruro a ratones durante 104 semanas a las mismas dosis.

6. DATOS FARMACEUTICOS

6.1 Lista de excipientes Lactosa, ácido silícico coloidal, celulosa microcristalina, aceite de ricino hidrogenado, almidón de maíz, polivinilpolipirrolidona, hidroxipropilmetil-celulosa, óxido de hierro amarillo (E-172), óxido de hierro rojo (E-172) (Cibacén® 20 mg), polietilenglicol 8000, talco, dióxido de titanio (E-171).

6.2 Incompatibilidades No se han descrito

6.3 Período de validez 2 años

6.4 Precauciones especiales de conservación Proteger del calor y de la humedad

MINISTERIO 6.5 Naturaleza y contenido del envase Cibacén® 5 mg: 30 comprimidos en envase blíster de aluminio/ PVC/PE/PVDC. Cibacén® 10 mg: 28 comprimidos en envase blíster calendario de aluminio/PVC/PE/PVDC. Cibacén® 20 mg: 28 comprimidos en envase blíster calendario de aluminio/PVC/PE/PVDC.

6.6 Precauciones especiales de eliminación La eliminación del medicamento no utilizado y de todos los materiales que hayan estado en contacto con él, se realizará de acuerdo con las normativas locales.

7. TITULAR DE LA AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

MEDA Pharma S.A.U. Av. Castilla, 2 (Parque Empresarial San Fernando, edif. Berlín, 2ª planta) 28830 San Fernando de Henares (Madrid) España

8. NUMERO(S) DE AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN Cibacén 5 mg comprimidos divisibles: 59.551 Cibacén 10 mg comprimidos divisibles: 59.553 Cibacén 20 mg comprimidos divisibles: 59.552

9. FECHA DE AUTORIZACIÓN/RENOVACIÓN DE LA AUTORIZACIÓN 5 Octubre 1992

10. FECHA DE LA REVISIÓN DEL TEXTO

ENERO 2008




Otras presentaciones de este medicamento:

CIBACEN 20 mg comprimidos , 28 comprimidos



Prospectos de medicamentos.