prospectos de medicamentos


BUDESONIDA ALDO-UNION 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador, 60 ampollas








Ficha del medicamento:

Información Basica del medicamento

Principio activo: R-BUDESONIDA
Codigo Nacional: 651629
Codigo Registro: 66943
Nombre de presentacion: BUDESONIDA ALDO-UNION 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador, 60 ampollas
Laboratorio: LABORATORIO ALDO UNION, S.A.
Fecha de autorizacion: 2005-07-18
Estado: Autorizado
Fecha de estado: 2005-07-18

Prospecto

Toda la información del medicamento

1. DENOMINACIÓN DEL MEDICAMENTO

BUDESONIDA ALDO-UNION 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador

2. COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

Un mililitro de suspensión contiene 0,25 mg de budesonida. Una ampolla de 2 ml de suspensión contiene 0,5 mg de budesonida. Lista de excipientes en 6.1.

3. FORMA FARMACÉUTICA

Suspensión para inhalación por nebulizador. Suspensión blanca o blancuzca.

4. DATOS CLÍNICOS

4.1 Indicaciones terapéuticas Tratamiento del asma bronquial persistente en pacientes en los que la utilización de un inhalador presurizado o de una formulación en polvo no sea adecuada o satisfactoria. 4.2 Posología y forma de administración Vía de administración: exclusivamente para inhalación. La dosis se administra dos veces al día. Puede considerarse una administración de una sola vez al día en casos de asma estable de leve a moderado. Posología inicial: La dosis inicial debe ajustarse a la gravedad de la enfermedad y por tanto debe establecerse de forma individual. Se recomiendan las siguientes dosis pero debe buscarse siempre la dosis mínima eficaz. Niños de más de 6 meses: 0,25-1,0 mg al día. En el caso de pacientes que reciban terapia de mantenimiento con corticosteroides orales, deberá considerarse una dosis inicial más alta, hasta 2 mg al día. Adultos (incluidos ancianos) y niños/adolescentes de más de 12 años: 0,5-2 mg al día. En casos muy graves puede incrementarse más la dosis. Dosis de mantenimiento: La dosis de mantenimiento se debe ajustar para conseguir los requerimientos de cada paciente, teniendo en cuenta la gravedad de la enfermedad y la respuesta clínica del paciente. Cuando se haya obtenido el efecto clínico deseado, la dosis de mantenimiento deberá reducirse a la dosis mínima necesaria para controlar los síntomas. Niños de más de 6 meses: 0,25-1 mg al día. Adultos (incluidos ancianos) y niños/adolescentes de más de 12 años: 0,5- 2 mg al día. En casos muy graves, la dosis puede aumentarse más. Administración una vez al día:

Deberá considerarse la administración una vez al día en niños y adultos con asma estable de leve a moderado y con una dosis de mantenimiento de entre 0,25 mg y 1 mg de budesonida al día. Podrá iniciarse la administración una vez al día, tanto en pacientes que no reciban tratamiento con corticosteroides como en pacientes bien controlados que ya tomen corticosteroides inhalados. La dosis podrá administrarse por la mañana o por la noche. En caso de que el asma empeore, deberá aumentarse la dosis diaria administrando la dosis dos veces al día. Inicio del efecto: Tras la administración de budesonida, puede producirse una mejoría del asma en el plazo de 3 días desde el inicio de la terapia. El efecto máximo se obtendrá únicamente tras 2-4 semanas de tratamiento. Pacientes que reciben terapia de mantenimiento con glucocorticosteroides orales: Es posible sustituir la dosis de glucocorticosteroides orales con Budesonida 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador, o reducirla de forma considerable, y aún así mantener o mejorar el control del asma. Inicialmente, deberá administrarse una dosis alta de budesonida por inhalación. Podrá coadministrarse durante unos 10 días con el glucocorticosteroide oral previamente utilizado. A continuación, se reducirá la dosis oral (p. ej., en 2,5 mg de prednisolona o dosis equivalente al mes) hasta el nivel más bajo posible. En muchos pacientes, es posible sustituir completamente el glucocorticosteroide oral por budesonida inhalada. Al reducir paulatinamente los corticosteroides sistémicos, algunos pacientes experimentarán síntomas de retirada de los corticosteroides, p. ej., dolor en las articulaciones y/o en los músculos, falta de energía y depresión, o incluso una insuficiencia respiratoria. Se deberá informar a estos pacientes que continúen la terapia con budesonida por inhalación, pero también deberán someterse a una exploración para buscar signos objetivos de insuficiencia corticosuprarrenal. En caso de presentarse dichos signos, deberá aumentarse temporalmente la dosis del corticosteroide sistémico, y después reducirse incluso más lentamente. Durante los períodos de estrés o de ataques de asma graves, los pacientes que se encuentren en la fase de transición podrán requerir tratamiento con corticosteroides sistémicos. Pauta posológica: Dosis en mg Volumen de Budesonida 0,25 0,5 2 ml 0,75 3 ml 1,0 - 1,5 - 2,0 -

*) Debe mezclarse con solución salina al 0,9% hasta un volumen de 2 ml.

División de la dosis y posibilidad de mezclarse: El contenido del envase unidosis se debe dividir para ajustar la dosis. Se debe colocar la mitad del contenido de la ampolla en el depósito del nebulizador y mezclarlo con el mismo volumen de una solución de cloruro de sodio al 0,9%. Se recomienda la utilización de una jeringa para garantizar una dosificación precisa. Budesonida 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador puede mezclarse con una solución de cloruro de sodio al 0,9% y con soluciones para inhalación que contengan terbutalina, salbutamol, cromoglicato de sodio o ipratropio. Nebulizador: Budesonida 0,25 mg/ml suspensión para inhalación tiene que administrarse mediante un nebulizador de chorro provisto de una boquilla o una mascarilla. El nebulizador debe estar conectado a un compresor de aire con un caudal de aire adecuado (5-8 l/min), y el volumen de llenado será de 2-4 ml. Puede haber variación en el comportamiento (dosis liberada) entre nebulizadores, incluso aquellos del mismo fabricante y modelo. Advertencia: Los nebulizadores ultrasónicos no son apropiados para nebulizar Budesonida 0,25 mg/ml suspensión para inhalación, y por lo tanto, no está recomendado su uso. Instrucciones de uso: El envase pulverizador se debe agitar antes de su uso. Para prevenir la irritación de la piel de la cara se debe lavar ésta tras la utilización del nebulizador con una mascarilla. Se debe limpiar el nebulizador después de cada utilización. Lavar el deposito del nebulizador y la boquilla o la mascarilla con agua templada utilizando un detergente suave siguiendo las instrucciones del fabricante. Aclararlo bien y secarlo conectando el deposito del nebulizador al compresor o a la entrada de aire. 4.3 Contraindicaciones Hipersensibilidad a la budesonida o a alguno de los excipientes. 4.4 Advertencias y precauciones especiales de empleo Budesonida 0,25 mg/ml no está indicada para el tratamiento de la disnea aguda o el status asmaticus. Estos casos deben tratarse con un -simpaticomiméticos u otro broncodilatador de acción corta. Es necesario prestar especial atención a los pacientes que cambian de glucocorticosteroides sistémicos a inhalados. Los pacientes deben estar en un estado razonablemente estable antes de iniciar el tratamiento con una dosis alta de corticosteroides inhalados suplementaria a su dosis habitual de mantenimiento de corticosteroides sistémicos. Al cabo de aproximadamente 10 días se inicia la supresión de los corticosteroides sistémicos reduciendo gradualmente la dosis diaria (por ejemplo 2,5 miligramos de prednisolona o su equivalente cada mes) hasta el nivel más bajo posible. Pueden sustituirse completamente los corticosteroides orales por corticosteroides inhalados. Los pacientes transferidos que padezcan insuficiencia de la función corticosuprarrenal pueden necesitar corticosteroides sistémicos suplementarios durante los periodos de estrés p.ej. cirugía, infecciones o empeoramiento de los ataques de asma. Esto es de aplicación también a los pacientes que han recibido tratamiento prolongado con dosis altas de corticosteroides por vía inhalatoria. Estos pueden tener también deteriorada la función corticosuprarrenal, lo que puede desembocar en una supresión adrenal clínicamente significativa y pueden necesitar una cobertura de corticosteroides sistémicos durante los periodos de estrés. Durante la transferencia de la terapia oral a la budesonida por vía inhalatoria, pueden aparecer síntomas que se habían suprimido previamente con el tratamiento sistémico con glucocorticosteroides, por ejemplo, síntomas de rinitis alérgica, eczema, dolor muscular y articular. Debe administrarse simultáneamente un tratamiento específico para aliviar estas condiciones. Algunos pacientes experimentan un malestar generalizado durante el periodo de reducción de los corticosteoides sistémicos a pesar del mantenimiento o incluso la mejoría de la función respiratoria. Debe animarse a estos pacientes a continuar con el tratamiento con budesonida inhalada y a abandonar los corticosteroides orales a menos que estén presentes signos clínicos que indiquen lo contrario, por ejemplo signos que puedan indicar una insuficiencia adrenal. Al igual que ocurre con otras terapias por inhalación puede producirse broncoespasmo paradójico, que se refleja en un aumento inmediato de la respiración sibilante y de la dificultad para respirar después de la dosificación. El broncoespasmo paradójico responde a un broncodilatador inhalado de acción rápida y se deberá tratar de inmediato. Se interrumpirá inmediatamente la budesonida, se evaluará al paciente y, si fuese necesario, se iniciará un tratamiento alternativo. Cuando tenga lugar un episodio agudo de disnea pese a que se trate de un tratamiento bien supervisado, se deberá utilizar un broncodilatador inhalado de acción rápida y se deberá considerar una nueva evaluación médica. Si a pesar de las dosis máximas de corticosteroides inhalados los síntomas del asma no se controlan de forma adecuada, puede que los pacientes necesiten un tratamiento a corto plazo con corticosteroides sistémicos. En estos casos, es necesario mantener la terapia con corticosteroides inhalados junto con el tratamiento por vía sistémica. Pueden producirse efectos sistémicos con los corticosteroides inhalados, en particular con las dosis altas prescritas durante periodos de tiempo prolongados. Los posibles efectos sistémicos incluyen la supresión adrenal, retraso en el crecimiento de niños y adolescentes, descenso de la densidad mineral ósea, cataratas y glaucoma. Por lo tanto, es importante que se ajuste la dosis hasta la dosis mínima en la que se mantenga un control eficaz del asma. Se recomienda que se vigile de forma regular la altura de los niños que reciban un tratamiento prolongado con corticosteroides inhalados. Si el crecimiento se ralentiza, se deberá revisar la terapia con el fin de reducir la dosis de corticosteroide inhalado, si fuese posible, hasta la dosis mínima en la que se mantiene un control eficaz del asma. Además, se debe considerar la posibilidad de remitir al paciente a un especialista en respiración pediátrica. Los pacientes que con anterioridad eran dependientes de los corticosteroides orales, como resultado de ese tratamiento prolongado con corticosteroides sistémicos, pueden experimentar efectos de deterioro de la función adrenal. La recuperación puede tardar un tiempo considerable tras la interrupción del tratamiento con corticosteroides orales; de ahí que los pacientes dependientes de los esteroides orales transferidos a la budesonida inhalada puedan permanecer expuestos al riesgo de sufrir deterioro de la función adrenocortical durante un periodo de tiempo considerable. En estas circunstancias, la función del eje hipotalámico pituitario adrenocortical (HPA) se debería controlar regularmente. Para reducir el riesgo de candidiasis oral y ronquera se debe aconsejar a los pacientes que se enjuaguen la boca de forma adecuada o que se cepillen los dientes después de cada administración de corticosteroide inhalado. La candidiasis oral se puede controlar con rapidez mediante el tratamiento antimicótico local sin necesidad de interrumpir el tratamiento con budesonida inhalada. El agravamiento de los síntomas clínicos del asma puede deberse a infecciones bacterianas agudas del tracto respiratorio y puede que sea necesario un tratamiento con antibióticos adecuados. Estos pacientes puede que necesiten un aumento de la dosis de budesonida inhalada y puede que se requiera un tratamiento corto con corticosteroides orales. Se deberá utilizar un broncodilatador inhalado de acción rápida como medicación de "rescate" para aliviar los síntomas agudos del asma. Antes de iniciar el tratamiento con budesonida inhalada es necesario prestar una atención especial y un control terapéutico específico a los pacientes con tuberculosis pulmonar bien activa o quiescente. De igual modo, los pacientes con infecciones fúngicas, virales o de otros tipos de las vías respiratorias necesitan una cuidadosa supervisión y un cuidado especial, y sólo utilizarán budesonina si también reciben un tratamiento adecuado para estas infecciones. En pacientes con secreción excesiva de moco en el tracto respiratorio puede que sea necesaria una terapia a corto plazo con corticosteroides orales. En pacientes con disfunción hepática grave el tratamiento con budesonida inhalada puede dar lugar a una velocidad de eliminación reducida y, por tanto, a una disponibilidad sistémica incrementada. Por ello pueden aparecer posibles efectos sistémicos y, debido a esto, la función del eje HPA en estos pacientes deberá monitorizarse a intervalos regulares. Se debe evitar el tratamiento concomitante con ketoconazol u otros inhibidores potentes del CYP3A4 (ver apartado 4.5). En caso de que no fuese posible, el intervalo de tiempo entre la administración de los dos fármacos deberá ser tan amplio como sea posible. Budesonida 0,25 mg/ml suspensión para inhalación se emplea con un nebulizador de chorro. No se debe utilizar un nebulizador ultrasónico puesto que no es adecuado para las suspensiones para inhalación por nebulización. 4.5 Interacción con con otros medicamentos y otras formas de interacción Budesonida 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador puede aumentar la eficacia de los beta-2-simpatomiméticos inhalados. 200 mg de ketoconazol una vez al día aumentaron en una media de seis veces las concentraciones plasmáticas de la budesonida administrada concomitantemente (dosis única de 3mg). Cuando se administró ketoconazol 12 horas después de la budesonida, el aumento medio de la concentración plasmática fue de tres veces. No existen datos sobre esta interacción de la budesonida inhalada, pero se puede esperar un aumento notable en los niveles plasmáticos. Puesto que no existe ninguna información que respalde las recomendaciones de dosificación, se debe evitar esta combinación. Si no fuese posible, el intervalo de tiempo entre la administración del ketoconazol y la budesonida debería ser tan amplio como sea posible. Se podría pensar en una reducción de la dosis de la budesonida. Otros inhibidores potentes del CYP3A4 tales como la eritromicina, la claritromicina, el itraconazol, el ketoconazol, el ritonavir y el saquinavir también es probable que aumenten de forma notable las concentraciones plasmáticas de la budesonida.

La cimetidina mostró un efecto inhibidor débil pero clínicamente no significativo sobre el metabolismo hepático de la budesonida. El efecto supresor en la función adrenal es aditivo si se emplea concomitantemente con esteroides sistémicos o intranasales. 4.6 Embarazo y lactancia Embarazo: La budesonida inhalada sólo se deberá emplear durante el embarazo cuando los beneficios esperados para la madre superen los posibles riesgos para el feto. En estudios en animales, los glucocorticosteroides han demostrado producir malformaciones (ver apartado 5.3). Es probable que esto no sea relevante para los humanos a los que se les administran las dosis recomendadas. Los estudios epidemiológicos indican que la budesonida inhalada tomada durante el embarazo no está relacionada con acontecimientos adversos bien en el feto o en el recién nacido. Se debería tener en cuenta el riesgo de inhibición del crecimiento intrauterino y de supresión del cortex en el recién nacido. Lactancia: No se sabe si la budesonida pasa o no a la leche materna. Sin embargo, incluso aunque la exposición sistémica a la budesonida después de la terapia por inhalación es baja, la administración a mujeres en periodo de lactancia sólo se considerará si los beneficios esperados para la madre superan los posibles riesgos para el bebé. 4.7 Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas La budesonida inhalada no tiene ninguna influencia o esta es insignificante sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas. 4.8 Reacciones adversas Infecciones e infestaciones: Frecuentes (>1/100, <1/10): candidiasis orofaríngea.

Trastornos del sistema inmune: Raros (>1/10.000, <1/1000): hipersensibilidad, edema angioneurótico

Trastornos endocrinos: Muy raros incluyendo casos aislados (<1/10.000): supresión adrenal

Trastornos psiquiátricos: Muy raros incluyendo casos aislados (<1/10.000): inquietud, nerviosismo, depresión, comportamiento anormal.

Trastornos del sistema nervioso: Muy raros incluyendo casos aislados (<1/10.000): actividad psicomotora

Trastornos oculares: Muy raros incluyendo casos aislados (<1/10.000): cataratas, glaucoma

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Frecuentes (>1/100, <1/10): ronquera, tos Raros (>1/10.000, <1/1000): broncoespasmo paradójico

Trastornos gastrointestinales: Frecuentes (>1/100, <1/10): irritación de la mucosa oral, dificultad para tragar

Trastornos de los tejidos cutáneo y subcutáneo: Raros (>1/10.000, <1/1000): reacciones cutáneas, urticaria, rash, dermatitis, prurito, eritema, hematoma.

Trastornos musculoesqueléticos, óseos y del tejido conectivo: Raros (>1/10.000, <1/1000): retraso del crecimiento Muy raros incluyendo casos aislados (<1/10.000): disminución de la densidad ósea.

El tratamiento con budesonida inhalada puede ocasionar infección por cándida en la cavidad orofaríngea. La experiencia ha demostrado que la infección por cándida ocurre con menor frecuencia cuando la inhalación se realiza antes de las comidas o cuando la boca se enjuaga después de la inhalación. En la mayoría de los casos esta patología responde a los tratamientos antifúngicos tópicos sin tener que interrumpir el tratamiento con budesonida inhalada. Por lo general la tos se puede evitar inhalando un agonista beta -2 (p. ej. terbutalina) de 5 a 10 minutos antes de la administración de Budesonida 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador. Pueden producirse efectos sistémicos con los corticosteroides inhalados, en particular con dosis elevadas prescritas durante periodos de tiempo prolongados. Estos efectos pueden incluir supresión adrenal, retraso del crecimiento en niños y adolescentes, disminución de la densidad mineral ósea, cataratas y glaucoma, y susceptibilidad a sufrir infecciones. Se puede deteriorar la capacidad de adaptarse a situaciones de estrés. Por el contrario, es mucho menos probable que los efectos sistémicos descritos ocurran con la budesonida que con los corticosteroides orales. 4.9 Sobredosis Síntomas: La sobredosificación aguda con budesonida no supone por lo general un problema clínico. El único efecto perjudicial después de una gran cantidad de pulverizaciones durante un periodo de tiempo corto es una supresión de la función cortical. Si se trata de un uso crónico de dosis muy elevadas, pueden aparecer efectos tales como un grado de atrofia cortical además de supresión corticosuprarrenal. Tratamiento: Sobredosificación aguda: no es necesario realizar determinaciones agudas. El tratamiento con budesonida se deberá continuar con la dosis de mantenimiento eficaz más baja posible, y la función corticosuprarenal se reparará a sí misma automáticamente en 1 ­ 2 días. Sobredosificación crónica: el paciente deberá tratarse como un paciente dependiente de esteroide y se pasará a una dosis de mantenimiento adecuada con un esteroide sistémico, como por ejemplo la prednisolona. Cuando la enfermedad se estabilice, el paciente deberá continuar con el tratamiento de budesonida por inhalación a la dosis recomendada. 5 PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

5.1 Propiedades farmacodinámicas Clasificación farmacoterapéutica: Otros agentes contra padecimientos obstructivos de las vías respiratorias, inhalatorios, glucocorticoides. Código ATC: R03 BA 02 La budesonida es un glucocorticosteroide con una acción antiinflamatoria local potente. No está totalmente elucidado el mecanismo de acción exacto de los glucocorticosteroides en el tratamiento del asma. Probablemente son importantes los efectos antiinflamatorios (incluyendo los linfocitos T, eosinófilos y mastocitos) tales como la inhibición de la liberación de los mediadores inflamatorios y la inhibición de la respuesta inmunitaria mediada por las citoquinas. La potencia de la budesonida, determinada como la afinidad para los receptores glucocorticoideos, es aproximadamente 15 veces mayor que la de la prednisolona. Un ensayo clínico en pacientes con asma, en el que se comparó la budesonida oral e inhalada con placebo, demostró efectos clínicamente significativos de la budesonida inhalada, pero no de la budesonida oral. Por lo tanto, el efecto terapéutico de las dosis habitualmente utilizadas de budesonida inhalada puede explicarse principalmente como un efecto directo en las vías respiratorias. La budesonida ha demostrado un efecto antianafiláctico y antiinflamatorio en pruebas de provocación en animales de laboratorio y en pacientes. Este efecto se ha manifestado como una reducción en la obstrucción bronquial en la reacción alérgica tanto inmediata como retardada. Se demostró asimismo que la budesonida reduce la reactividad de las vías respiratorias frente a la histamina y la metacolina en pacientes hiperreactivos. Se ha utilizado el tratamiento con budesonida inhalada para evitar eficazmente el asma inducida por el ejercicio. Con las dosis recomendadas, Budesonida suspensión para inhalación por nebulizador tiene una influencia significativamente menor en la función suprarrenal que 10 mg de prednisona, tal y como demostró la prueba de ACTH (adrenocorticotropina). Cuando se administró budesonida en dosis de hasta 1600 µg al día durante 3 meses a adultos y de hasta 800 µg al día a niños, no se observaron cambios clínicamente relevantes en los valores plasmáticos de cortisol o en la respuesta a la estimulación con ACTH. La monitorización a largo plazo durante un período de hasta 52 semanas confirmó que no hubo inhibición del eje hipotálamo-hipófiso-suprarrenal. Tanto el asma como los glucocorticosteroides inhalados pueden afectar al crecimiento. En tres estudios prospectivos, aleatorizados, abiertos, no ciego, con 519 niños (de 8 meses a 9 años) se estudió el efecto de Budesonida suspensión para inhalación por nebulizador en el crecimiento. Los estudios no demostraron ninguna diferencia significativa en el crecimiento de los niños tratados con Budesonida suspensión para inhalación por nebulizador o con una terapia antiasmática convencional. Dos estudios (N = 239 y 72 pacientes, respectivamente) demostraron un aumento adicional de 7 mm y 8 mm en el crecimiento tras un año de tratamiento con Budesonida suspensión para inhalación por nebulizador en comparación con la terapia antiasmática convencional (no estadísticamente significativo), mientras que otro estudio (N = 208) demostró que tras un año, el crecimiento era 8 mm menor en el grupo de Budesonida suspensión para inhalación por nebulizador que en el grupo de terapia antiasmática convencional (diferencia estadísticamente significativa). 5.2 Propiedades farmacocinéticas Absorción: En adultos, la biodisponibilidad sistémica de budesonida tras la administración de Budesonida suspensión para inhalación mediante un nebulizador de chorro es de aproximadamente el 15% de la dosis declarada y del 40%-70% de la dosis administrada al paciente. Una pequeña proporción de la dosis sistémicamente disponible proviene de la suspensión para inhalación por nebulizador que se ingiere. La concentración plasmática máxima tras la administración de una sola dosis de 2 mg se alcanza a los 10-30 minutos de iniciar la inhalación y es de aproximadamente 4 nmol/l. En niños, de 4 a 6 años, la biodisponibilidad sistémica de la budesonida después de la administración de Budesonida suspensión para inhalación mediante un nebulizador de chorro es aproximadamente del 6% de la dosis declarada y del 26% de la dosis administrada al paciente. La concentración plasmática máxima después de la administración de una sola dosis de 1 mg se alcanza aproximadamente a los 20 minutos después de empezar la inhalación y es de aproximadamente 2,4 nmol/l. Distribución:

El volumen de distribución de budesonida en adultos es de aproximadamente 3 l/kg. La fijación a las proteínas plasmáticas

es aproximadamente del 85-90%.

Metabolismo: La budesonida sufre una extensa biotransformación de primer paso (~ 90%) en el hígado vía el CYP 3A4 para formar metabolitos con una baja actividad glucocorticosteroidea. La actividad in vitro de los metabolitos principales, 6--hidroxibudesonida y 16-- hidroxiprednisolona, es menor del 1% de la de budesonida. Excreción: Los metabolitos se excretan de forma conjugada o sin alterar predominantemente a través de los riñones. No se encuentra budesonida sin alterar en la orina. La budesonida presenta un aclaramiento sistémico alto (aproximadamente 1,2 l/min) en adultos sanos, y la semivida de eliminación tras la administración por vía intravenosa es aproximadamente de 2-3 horas. La budesonida presenta un aclaramiento sistémico de aproximadamente 0,5 l/min en niños asmáticos de 4 a 6 años. Los niños presentan un aclaramiento aproximadamente 50% mayor que el de los adultos por kg de peso corporal. La semivida de budesonida tras la inhalación es aproximadamente de 2,3 horas en niños asmáticos, lo que es aproximadamente igual a la de los adultos sanos. 5.3 Datos preclínicos sobre seguridad La información preclínica no reveló ningún riesgo especial para los humanos en el rango de dosis terapéuticas basándose en estudios de toxicidad crónica, de genotoxicidad y de carcinogenicidad. Los glucocorticosteroides, incluida la budesonida, han ocasionado efectos teratogénicos en animales, que incluyen paladar hendido y anomalías esqueléticas. Se considera que es poco probable que ocurran efectos similares en humanos con los niveles de dosis recomendados.

6. DATOS FARMACÉUTICOS

6.1 Lista de excipientes Edetato de disodio Cloruro de sodio Polisorbato 80 Ácido cítrico anhidro Citrato de sodio Agua para preparaciones inyectables 6.2 Incompatibilidades Este medicamento no se debe mezclar con con otros medicamentos a excepción de los que se mencionan en la sección 6.6. 6.3 Periodo de validez 2 años. Una vez abierto el sobre de papel metálico, las ampollas pueden conservarse sin abrir durante tres meses. Las ampollas abiertas deberán utilizarse en un plazo de 12 horas. 6.4 Precauciones especiales de conservación Conservar en el envase original. 6.5 Naturaleza y contenido del recipiente Ampolla de polietileno de baja densidad que contiene 2 ml de suspensión para inhalación por nebulizador. Tamaños de envase: sobres de papel metálico de tres láminas que contienen 20, 24 y 60 ampollas (en tiras de 4, 5, 8, 10 ó 12 ampollas). Posible comercialización solamente de algunos tamaños de envases. 6.6 Instrucciones de uso y manipulación La Budesonida suspensión para inhalación por nebulizador se puede mezclar con solución salina al 0,9% y con soluciones de terbutalina, salbutamol, cromoglicato de sodio o bromuro de ipratropio. Para un único uso. La solución que no se emplee debe ser desechada.

7. TITULAR DE LA AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

LABORATORIO ALDO UNION, S.A. Baronesa de Malda, 73, 08950, Esplugues de Llobregat

8. NÚMERO(S) DE AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

9. FECHA DE LA PRIMERA AUTORIZACIÓN Julio 2005

10. FECHA DE LA REVISIÓN DEL TEXTO




Otras presentaciones de este medicamento:

BUDESONIDA ALDO-UNION 0,25 mg/ml suspensión para inhalación por nebulizador, 20 ampollas



Prospectos de medicamentos.