prospectos de medicamentos


AVANDIA COMPRIMIDOS RECUBIERTOS 56 Comprimido recu








Ficha del medicamento:

Información Basica del medicamento

Principio activo: ROSIGLITAZONA
Codigo Nacional: 707422
Codigo Registro: 137007
Nombre de presentacion: AVANDIA COMPRIMIDOS RECUBIERTOS 56 Comprimido recu
Laboratorio: SMITHKLINE BEECHAM PLC
Fecha de autorizacion: 2000-09-04
Estado: Autorizado
Fecha de estado: 2004-05-10

Prospecto

Toda la información del medicamento

FICHA TÉCNICA O RESUMEN DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL PRODUCTO

1

1. NOMBRE DEL MEDICAMENTO

AVANDIA 2 mg comprimidos recubiertos con película

2. COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

Cada comprimido contiene una cantidad de maleato de rosiglitazona correspondiente a 2 mg de rosiglitazona.

Excipiente Contiene lactosa (aproximadamente 108 mg).

Para consultar la lista completa de excipientes, ver sección 6.1.

3. FORMA FARMACÉUTICA

Comprimido recubierto con película

Comprimidos recubiertos con película de color rosa que llevan la inscripción "GSK" en una cara y "2" en la otra.

4. DATOS CLÍNICOS

4.1 Indicaciones terapéuticas

Rosiglitazona está indicada para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2:

en monoterapia - en pacientes (especialmente aquellos con sobrepeso) con control insuficiente con dieta y ejercicio en los que el tratamiento con metformina se considera inadecuado, por existir contraindicaciones o intolerancia.

en doble terapia oral en combinación con - metformina, en pacientes (especialmente aquellos con sobrepeso) con control glucémico insuficiente a pesar de recibir la dosis máxima tolerada en monoterapia con metformina - una sulfonilurea, sólo en pacientes con intolerancia a metformina o para los que metformina está contraindicada, con control glucémico insuficiente a pesar del tratamiento en monoterapia con una sulfonilurea.

en triple terapia oral en combinación con - metformina y una sulfonilurea, en pacientes (especialmente aquellos con sobrepeso) con control glucémico insuficiente a pesar de la doble terapia oral (ver apartado 4.4).

4.2 Posología y forma de administración

La experiencia de ensayos clínicos con rosiglitazona está actualmente limitada a tres años. No se han demostrado los beneficios a largo plazo de la terapia con rosiglitazona (ver apartado 5.1).

El tratamiento con rosiglitazona se suele iniciar con 4 mg al día. Esta posología se puede incrementar hasta 8 mg al día después de ocho semanas si se precisa un mejor control de la glucemia. En pacientes a los que se administra rosiglitazona en combinación con una sulfonilurea, un incremento en la posología de rosiglitazona de hasta 8 mg/día debe realizarse cautelosamente, después de efectuar la evaluación clínica adecuada para valorar el riesgo de que el paciente desarrolle reacciones adversas relacionadas con la retención de líquidos (ver secciones 4.4 y 4.8).

2 Rosiglitazona se puede administrar en una o dos tomas diarias.

Rosiglitazona se puede tomar con o sin alimentos.

Ancianos (ver en sección 4.4, Retención de líquidos e insuficiencia cardiaca) No es necesario ajustar la dosis en los ancianos.

Pacientes con insuficiencia renal (ver en sección 4.4, Retención de líquidos e insuficiencia cardiaca) No se precisa ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada. Se dispone de datos limitados en pacientes con insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina < 30 ml/min), por tanto, rosiglitazona debe utilizarse con precaución en estos pacientes.

Pacientes con insuficiencia hepática No se debe utilizar rosiglitazona a pacientes con insuficiencia hepática.

Niños y adolescentes No se dispone de datos sobre el empleo de rosiglitazona en pacientes menores de 10 años. Existen datos limitados sobre el tratamiento en monoterapia con rosiglitazona de niños y adolescentes de edades entre 10 y 17 años (ver secciones 5.1 y 5.2). Los datos disponibles no confirman la eficacia en la población pediátrica, por lo que no se recomienda su uso.

4.3 Contraindicaciones

La utilización de rosiglitazona está contraindicada en pacientes con:

- hipersensibilidad conocida a rosiglitazona o a alguno de los excipientes

- insuficiencia cardiaca o historia de insuficiencia cardiaca (clases I a IV de la NYHA)

- un Síndrome Coronario Agudo (angina inestable, IAMSEST e IAMCEST) (ver apartado 4.4)

- insuficiencia hepática

- cetoacidosis diabética o pre-coma diabético.

4.4 Advertencias y precauciones especiales de empleo

Retención de líquidos e insuficiencia cardiaca Las tiazolidindionas pueden causar retención de líquidos, lo que podría exacerbar o desencadenar signos o síntomas de insuficiencia cardiaca congestiva. Rosiglitazona puede causar retención de líquidos dosis-dependiente. Se debe evaluar de forma individual la posible contribución de la retención de líquidos al aumento de peso, debido a que el aumento de peso rápido y excesivo se ha notificado muy raramente como un signo de retención de líquidos. Deben controlarse los signos y síntomas de reacciones adversas relacionadas con la retención de líquidos, incluidos el aumento de peso y la insuficiencia cardiaca, en todos los pacientes, particularmente en aquellos que reciben terapia en combinación con insulina o sulfonilurea, aquellos con riesgo de insuficiencia cardiaca y aquellos con reserva cardiaca reducida. Se recomienda intensificar la monitorización del paciente si se administra rosiglitazona en combinación con metformina e insulina. El tratamiento con rosiglitazona debe interrumpirse si se produce un deterioro de la función cardiaca.

También se ha notificado más frecuentemente insuficiencia cardiaca en pacientes con historia de insuficiencia cardiaca; además, se han notificado más frecuentemente edema e insuficiencia cardiaca en pacientes ancianos y en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada. Se deben tomar precauciones en pacientes de más de 75 años debido a la experiencia limitada en este grupo de pacientes. Debido a que los AINEs y la rosiglitazona se asocian con retención de líquidos, su administración concomitante puede incrementar el riesgo de edema.

3 Combinación con insulina En los ensayos clínicos se ha observado una incidencia mayor de insuficiencia cardiaca cuando se utiliza rosiglitazona en combinación con insulina. La insulina y la rosiglitazona están ambas asociadas con la retención de líquidos, por lo que su administración conjunta puede aumentar el riesgo de edema y podría aumentar el riesgo de cardiopatía isquémica. Sólo en circunstancias excepcionales y bajo un control estricto se puede tratar con insulina a pacientes que ya estén tomando rosiglitazona.

Isquemia miocárdica Los datos disponibles indican que el tratamiento con rosiglitazona podría estar asociado con un aumento del riesgo de eventos de isquemia miocárdica (ver apartado 4.8). Existen datos limitados de ensayos clínicos en pacientes con cardiopatía isquémica y/o enfermedad arterial periférica. Por ello, como medida de precaución, no se recomienda el uso de rosiglitazona en estos pacientes, particularmente en aquellos con síntomas de isquemia miocárdica.

Síndrome Coronario Agudo (SCA) Los pacientes con SCA no han sido estudiados en ensayos clínicos controlados con rosiglitazona. Por consiguiente, dada la posibilidad de que dichos pacientes desarrollen insuficiencia cardiaca, no debe iniciarse el tratamiento con rosiglitazona en pacientes que tengan un evento coronario agudo, y si el tratamiento estuviera previamente instaurado, debe interrumpirse durante la fase aguda del evento coronario (ver apartado 4.3).

Monitorización de la función hepática En raras ocasiones se ha notificado disfunción hepatocelular durante el uso post-comercialización (ver apartado 4.8). La experiencia en el tratamiento con rosiglitazona de pacientes con enzimas hepáticas elevadas (ALT > 2,5 veces el límite superior de la normalidad) es limitada. Por tanto, en todos los pacientes se debe comprobar el nivel de enzimas hepáticas antes de comenzar el tratamiento con rosiglitazona y posteriormente, cada cierto tiempo, según el criterio clínico. No debe iniciarse el tratamiento con rosiglitazona en pacientes con niveles basales incrementados de enzimas hepáticas (ALT > 2,5 veces el límite superior de la normalidad) o ante cualquier otra evidencia clínica de enfermedad hepática. Si se incrementan los niveles de ALT por encima de 3 veces el límite superior de la normalidad durante el tratamiento con rosiglitazona, se deben volver a evaluar los niveles de enzimas hepáticas tan pronto como sea posible. Si los niveles de ALT permanecen por encima de tres veces el límite superior de la normalidad, el tratamiento debe ser interrumpido. Si algún paciente desarrolla síntomas que sugieran una insuficiencia hepática, como náuseas, vómitos, dolor abdominal, fatiga, anorexia y/u oscurecimiento de la orina de origen desconocido, se deben comprobar las enzimas hepáticas. La decisión de continuar el tratamiento con rosiglitazona debe basarse en el juicio clínico hasta que se disponga de los resultados de laboratorio. Si se observa ictericia, debe interrumpirse el tratamiento.

Trastornos oculares Durante la fase post-comercialización se han notificado casos de nueva aparición o empeoramiento de edema macular diabético con disminución de la agudeza visual con el uso de tiazolidindionas, incluyendo rosiglitazona. Muchos de estos pacientes notificaron además edema periférico. No se ha establecido inequívocamente si existe una relación directa entre rosiglitazona y edema macular, por lo que es importante que se considere el diagnóstico de edema macular en el caso de pacientes que notifiquen alteraciones en la agudeza visual, y en dichos casos debe considerarse la revisión apropiada por el oftalmólogo.

Aumento de peso En ensayos clínicos con rosiglitazona hubo evidencia de aumento de peso dosis-dependiente, que fue mayor cuando se utilizó en combinación con insulina. Por tanto, el peso debe monitorizarse rigurosamente, dado que su aumento puede ser el resultado de la acumulación de líquidos relacionada con la insuficiencia cardiaca.

Anemia El tratamiento con rosiglitazona se asocia con una reducción de los niveles de hemoglobina dosis- dependiente. En pacientes con niveles de hemoglobina bajos antes de comenzar el tratamiento, existe un mayor riesgo de desarrollar anemia durante el tratamiento con rosiglitazona.

Hipoglucemia Los pacientes que reciban rosiglitazona como terapia oral de combinación con una sulfonilurea o con insulina pueden tener un mayor riesgo de hipoglucemia dosis-dependiente. Puede ser necesaria una reducción de la dosis del fármaco usado en combinación y la intensificación de la monitorización del paciente.

Triple terapia oral El tratamiento con rosiglitazona en la triple terapia oral, en combinación con metformina y una sulfonilurea, puede estar asociado con un riesgo incrementado de retención de líquido e insuficiencia cardiaca, así como hipoglucemia (ver apartado 4.8). Se recomienda intensificar la monitorización del paciente, pudiendo ser necesario el ajuste de la dosis de la sulfonilurea administrada. En la decisión de iniciar el tratamiento con la triple terapia oral debe considerarse como alternativa el cambio del paciente al tratamiento con insulina.

Trastornos óseos En un ensayo a largo plazo se ha observado un aumento de la incidencia de fracturas óseas (pie, mano y brazo) en las mujeres tratadas con rosiglitazona en monoterapia (ver apartado 4.8). Este aumento de la incidencia se detectó despúes del primer año de tratamiento y continuó durante el desarrollo del estudio. El riesgo de fracturas debe tenerse en cuenta en el cuidado de los pacientes tratados con rosiglitazona, especialmente en pacientes mujeres.

Otros Durante los ensayos clínicos se administró rosiglitazona a mujeres premenopáusicas. Aunque en los estudios preclínicos (ver apartado 5.3) se observó un desequilibrio hormonal, no se han detectado efectos adversos significativos asociados con alteraciones menstruales. Como consecuencia de la potenciación de la sensibilidad a la insulina, se puede producir una reanudación de la ovulación en pacientes que presentaban anovulación debido a la resistencia a la insulina. Se debe advertir a las pacientes del riesgo de embarazo y si una paciente desea quedarse embarazada o se produce un embarazo, el tratamiento debe interrumpirse (ver apartado 4.6).

Rosiglitazona debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina < 30 ml/min).

Rosiglitazona debe utilizarse con precaución durante la administración concomitante de inhibidores del CYP2C8 (gemfibrozilo) o inductores de esta enzima (rifampicina). Deberá monitorizarse rigurosamente la glucemia. Se debe considerar el ajuste de la dosis de rosiglitazona de acuerdo con la posología recomendada o cambios en el tratamiento de la diabetes (ver apartado 4.5).

Los comprimidos de AVANDIA contienen lactosa, por lo que los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, de insuficiencia de lactasa de Lapp o problemas de absorción de glucosa o galactosa, no deben tomar este medicamento.

4.5 Interacción con con otros medicamentos y otras formas de interacción

Los estudios in vitro demuestran que rosiglitazona se metaboliza principalmente por el CYP2C8, mientras que el CYP2C9 representa una vía minoritaria.

La administración conjunta de rosiglitazona y gemfibrozilo (un inhibidor del CYP2C8) resultó en un incremento de dos veces las concentraciones plasmáticas de rosiglitazona. Debido al potencial aumento del riesgo de reacciones adversas dosis-dependientes, una reducción de la dosis de rosiglitazona puede ser necesaria. Se debe considerar la rigurosa monitorización de la glucemia (ver apartado 4.4).

5 La administración conjunta de rosiglitazona y rifampicina (un inductor del CYP2C8) resultó en una reducción del 66% en las concentraciones plasmáticas de rosiglitazona. No puede ser descartado que otros inductores (fenitoína, carbamazepina, fenobarbital, hipérico o hierba de San Juan) también puedan afectar a la exposición a la rosiglitazona. Un aumento de la dosis de rosiglitazona puede ser necesario. Se debe considerar la rigurosa monitorización de la glucemia (ver apartado 4.4).

No se prevén interacciones clínicamente significativas con inhibidores o sustratos del CYP2C9.

La administración concomitante con los antidiabéticos orales metformina, glibenclamida y acarbosa no dio lugar a ninguna interacción farmacocinética clínicamente relevante con rosiglitazona. El consumo moderado de alcohol junto con rosiglitazona no modifica el control de la glucemia.

No se han observado interacciones clínicamente relevantes con digoxina, warfarina (sustrato del CYP2C9), ni con los sustratos del CYP3A4 nifedipino, etinilestradiol o noretindrona después de la administración con rosiglitazona.

4.6 Embarazo y lactancia

Se ha notificado que rosiglitazona atraviesa la placenta humana y que se detecta en tejidos fetales. No existen datos suficientes sobre la utilización de rosiglitazona en mujeres embarazadas. Los estudios en animales han mostrado toxicidad reproductiva (ver apartado 5.3). Se desconoce el riesgo potencial en seres humanos. No se debe utilizar rosiglitazona durante el embarazo.

Se ha detectado rosiglitazona en la leche de animales de experimentación. No se sabe con certeza si la lactancia producirá exposición del lactante al fármaco. Por tanto, no se debe utilizar rosiglitazona en mujeres en periodo de lactancia.

4.7 Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas

La influencia de AVANDIA sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas es nula o insignificante.

4.8 Reacciones adversas

Datos de ensayos clínicos Las reacciones adversas para cada tratamiento se enumeran a continuación, clasificadas por órganos y sistemas y por frecuencia absoluta. En el caso de reacciones adversas dosis-dependientes, la frecuencia se refiere a la dosis mayor de rosiglitazona. Las categorías de frecuencia no consideran otros factores como la variación de la duración del ensayo, patologías pre-existentes y características basales del paciente. Las categorías de frecuencia asignadas a las reacciones adversas de acuerdo con la experiencia en los ensayos clínicos pueden no corresponderse con la frecuencia de las reacciones adversas que ocurren durante la práctica clínica normal. Las frecuencias se definen como: muy frecuentes ( 1/10), frecuentes ( 1/100, < 1/10) y poco frecuentes ( 1/1.000, < 1/100).

La tabla 1 recoge las reacciones adversas que se han identificado en una población integrada por más de 5.000 pacientes tratados con rosiglitazona en ensayos clínicos. Dentro de cada clase de órganos y sistemas, las reacciones adversas se presentan por frecuencia decreciente para el tratamiento en monoterapia con rosiglitazona. Las reacciones adversas se enumeran en orden decreciente de gravedad dentro de cada intervalo de frecuencia.

Tabla 1. Frecuencia de las reacciones adversas identificadas en los datos de ensayos clínicos

Reacción adversa Frecuencia de la reacción adversa según el tratamiento

Trastornos de la sangre y del sistema linfático anemia Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes leucopenia Frecuentes trombocitopenia Frecuentes granulocitopenia Frecuentes

Trastornos del metabolismo y de la nutrición hipercolesterolemia1 Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes hipertrigliceridemia Frecuentes Frecuentes hiperlipidemia Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes aumento de peso Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes aumento de apetito Frecuentes Poco frecuentes hipoglucemia Frecuentes Muy frecuentes Muy frecuentes

Trastornos del sistema nervioso mareos* Frecuentes Frecuentes dolor de cabeza* Frecuentes

Trastornos cardiacos insuficiencia Frecuentes Frecuentes cardiaca2 isquemia cardiaca3* Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes

Trastornos gastrointestinales estreñimiento Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo fracturas óseas4 Frecuentes mialgia* Frecuentes

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración edema Frecuentes Frecuentes Muy frecuentes Muy frecuentes RSG: Rosiglitazona en monoterapia; RSG + MET: Rosiglitazona con metformina; RSG + SU: Rosiglitazona con sulfonilurea; RSG + MET + SU: Rosiglitazona con metformina y sulfonilurea

* Para estos acontecimientos, la categoría de la frecuencia de la incidencia basal en el grupo placebo en los ensayos clínicos es "frecuentes" 1 Se observó hipercolesterolemia en hasta un 5,3% de pacientes tratados con rosiglitazona (monoterapia, doble y triple terapia oral). El aumento de los niveles de colesterol total se asoció a un incremento tanto del LDL-colesterol (LDLc) como del HDL-colesterol (HDLc), si bien el cociente de colesterol total:HDLc no se modificó o mejoró en los ensayos de larga duración. En conjunto, estos incrementos fueron generalmente de leves a moderados y normalmente no requirieron la interrupción del tratamiento. 2 Se ha observado un incremento en la incidencia de insuficiencia cardiaca cuando se añadió rosiglitazona a un régimen de tratamiento con sulfonilurea (tanto en doble como en triple terapia oral), siendo este incremento mayor con 8 mg de rosiglitazona que con 4 mg de rosiglitazona (dosis diaria total). La incidencia de insuficiencia cardiaca en la triple terapia oral fue de un 1,4% en el ensayo doble ciego principal, comparado con un 0,4% para la doble terapia metformina más sulfonilurea. La

7 incidencia de insuficiencia cardiaca en la combinación con insulina (rosiglitazona añadida a la terapia establecida con insulina) fue de un 2,4%, comparado con el 1,1% con insulina sola. Además, un ensayo de un año de duración controlado con placebo, realizado en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva clase I-II de la NYHA, demostró un empeoramiento o posible empeoramiento de la insuficiencia cardiaca en un 6,4% de los pacientes tratados con rosiglitazona en comparación con un 3,5% de los pacientes del grupo placebo. 3 En un análisis retrospectivo de datos agrupados de 42 ensayos clínicos de corta duración, la incidencia global de eventos que se asocian típicamente con isquemia cardiaca fue superior en los regímenes de tratamiento que incluían rosiglitazona (1,99 %), frente a los que incluían los grupos combinados de comparador activo y placebo (1,51%) [razón de riesgos (hazard ratio) 1.31 (intervalo de confianza 95% 1,01-1,70)]. El riesgo fue mayor cuando se añadió rosiglitazona a tratamientos insulínicos ya instaurados, así como en pacientes que recibían nitratos para una cardiopatía isquémica conocida. En un estudio observacional amplio en el que los pacientes estaban distribuidos equilibradamente a nivel basal, la incidencia de la variable compuesta infarto de miocardio y revascularización coronaria fue de 17,46 eventos por cada 1.000 personas-años, para los tratamientos que incluían rosiglitazona y de 17,57 eventos por cada 1.000 personas-años, para con otros medicamentos antidiabéticos [razón de riesgos (hazard ratio) 0,93 (intervalo de confianza 95% 0,80-1,10)]. Tres ensayos clínicos controlados, prospectivos, aleatorizados, con un gran número de pacientes y de larga duración (duración media 41 meses; 14.067 pacientes), en los que se comparó rosiglitazona frente a con otros medicamentos antidiabéticos orales autorizados o placebo, no han confirmado ni excluido este riesgo. En su conjunto, los datos disponibles relativos al riesgo de isquemia miocárdica no son concluyentes. 4 En un ensayo aleatorizado, a largo plazo (de 4 a 6 años) en pacientes con diagnóstico reciente de diabetes mellitus tipo 2, se registró un aumento de la incidencia de fracturas óseas después del primer año de tratamiento en las mujeres tratadas con rosiglitazona en monoterapia (9,3%, 2,7 pacientes por cada 100 paciente-años) comparado con metformina (5,1%, 1,5 pacientes por cada 100 paciente-años) o gliburida/glibenclamida (3,5%, 1,3 pacientes por cada 100 paciente-años). El riesgo incrementado persistió durante el transcurso del ensayo. La mayoría de las fracturas en las mujeres que fueron tratadas con rosiglitazona ocurrieron en el pie, la mano y el brazo.

En los ensayos clínicos doble ciego con rosiglitazona, la incidencia de elevación de ALT por encima de tres veces el límite superior de la normalidad fue igual a la registrada con placebo (0,2%) y menor que con comparadores activos (0,5% metformina/sulfonilureas). La incidencia total de reacciones adversas hepatobiliares fue < 1,5% en cualquier grupo tratado y similar a la registrada con placebo.

Datos post-comercialización Además de las reacciones adversas identificadas en los ensayos clínicos, la tabla 2 recoge las reacciones adversas que se han identificado después de la autorización de rosiglitazona. Las frecuencias se definen como: raras ( 1/10.000, < 1/1.000) y muy raras (< 1/10.000, incluyendo notificaciones aisladas).

Tabla 2. Frecuencia de las reacciones adversas identificadas para rosiglitazona a partir de los datos post-comercialización

Reacción adversa Frecuencia

Trastornos del metabolismo y de la nutrición incremento de peso rápido y excesivo Muy raras

Trastornos del sistema inmunológico (ver Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo) reacción anafiláctica Muy raras

Trastornos oculares edema macular Raras

Trastornos cardiacos insuficiencia cardiaca congestiva/edema pulmonar Raras

Trastornos hepatobiliares disfunción hepatocelular, evidenciada principalmente por la elevación de las Raras enzimas hepáticas5

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo (ver Trastornos del sistema inmunológico) angioedema Muy raras reacciones de la piel (por ejemplo urticaria, prurito y exantema) Muy raras 5 Se han notificado casos raros de elevación de enzimas hepáticas y disfunción hepatocelular. Se ha notificado casos muy raros con desenlace fatal.

4.9 Sobredosis

Los datos sobre la sobredosis en humanos son limitados. Durante los ensayos clínicos con voluntarios se administró rosiglitazona a dosis orales únicas de hasta 20 mg, que se toleraron bien.

En caso de sobredosis se recomienda iniciar un tratamiento de soporte, de acuerdo con el estado clínico del enfermo. La rosiglitazona se une en una alta proporción a las proteínas y no se elimina con la hemodiálisis.

5. PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS DE ESTE MEDICAMENTO

5.1 Propiedades farmacodinámicas

Grupo farmacoterapéutico: fármacos hipoglucemiantes orales; tiazolidindionas; código ATC: A10BG02

Rosiglitazona es un agonista selectivo del receptor nuclear PPAR (receptor gamma activado por el proliferador de peroxisomas), y es un antidiabético de la clase de las tiazolidindionas. Reduce la glucemia disminuyendo la resistencia a la insulina en el tejido adiposo, el músculo esquelético y el hígado.

Datos preclínicos El efecto antidiabético de la rosiglitazona se ha demostrado en diversos modelos animales de diabetes tipo 2. Además, la rosiglitazona preserva la función de la célula ß, como lo revela el aumento en la masa de los islotes pancreáticos y el contenido de insulina, y evita la hiperglucemia manifiesta en los modelos animales de diabetes de tipo 2. La rosiglitazona no estimula la secreción pancreática de insulina ni induce hipoglucemia en las ratas o ratones. El principal metabolito (para-hidroxi-sulfato),

9 con gran afinidad por el PPAR humano soluble, mostró una potencia relativamente alta en un ensayo de tolerancia a la glucosa en modelos de ratón obeso. La relevancia clínica de esta observación no ha sido aclarada completamente.

Datos de ensayos clínicos El efecto terapéutico hipoglucemiante es gradual al principio, alcanzando reducciones cercanas al máximo en la glucosa plasmática en ayunas tras aproximadamente 8 semanas de tratamiento. La mejora en el control glucémico se asocia con reducciones tanto en los niveles de glucosa en ayunas como en los de glucosa postprandial.

Rosiglitazona se asoció con aumento de peso. En estudios mecanísticos se observó que el aumento de peso se debía predominantemente a un incremento en la grasa subcutánea, con disminución en la grasa visceral e intra-hepática.

Consistente con el mecanismo de acción, rosiglitazona disminuye la resistencia a la insulina y mejora la función de la célula ß pancreática. La mejoría del control glucémico se asoció también con descensos significativos en los ácidos grasos libres. La doble terapia oral de rosiglitazona con sulfonilurea o metformina dio lugar a un efecto aditivo sobre el control glucémico en pacientes diabéticos tipo 2 debido a que sus mecanismos de acción son diferentes pero complementarios.

En estudios con una duración máxima de tres años, rosiglitazona administrada una o dos veces al día produjo una mejoría mantenida del control glucémico (glucosa plasmática en ayunas y HbA1c). Este efecto terapéutico hipoglucemiante observado fue más pronunciado en pacientes obesos. No se han completado estudios con rosiglitazona sobre eventos clínicos, por lo tanto, no se han demostrado los beneficios a largo plazo asociados a la mejoría del control glucémico.

En un ensayo comparativo a largo plazo, la reducción de HbA1c a los 18 meses del tratamiento con rosiglitazona en doble terapia oral con metformina o sulfonilurea no fue inferior al tratamiento con la combinación de sulfonilurea y metformina.

Se ha realizado un ensayo clínico controlado con comparador activo (hasta 8 mg diarios de rosiglitazona o hasta 2.000 mg diarios de metformina) de 24 semanas de duración en 197 niños y adolescentes (de 10 a 17 años de edad) con diabetes tipo 2. Se observó una mejora estadísticamente significativa de los niveles basales de HbA1c sólo en el grupo tratado con metformina. Rosiglitazona fracasó en demostrar no-inferioridad frente a metformina. Tras el tratamiento con rosiglitazona no se observó ningún nuevo problema de seguridad en niños y adolescentes en comparación con pacientes adultos con diabetes mellitus tipo 2. No se dispone de datos de eficacia y seguridad a largo plazo en pacientes pediátricos.

No se han completado ensayos que evalúen los resultados cardiovasculares a largo plazo en pacientes tratados con rosiglitazona.

5.2 Propiedades farmacocinéticas

Absorción La biodisponibilidad absoluta de la rosiglitazona se aproxima al 99% después de administrar una dosis oral de 4 o de 8 mg. Las concentraciones plasmáticas máximas de rosiglitazona se alcanzan aproximadamente una hora después de la ingesta. Las concentraciones plasmáticas son prácticamente proporcionales a la dosis en el intervalo terapéutico.

Cuando se administra rosiglitazona con los alimentos, no se altera la exposición global (AUC), pero disminuye ligeramente la Cmax (aprox. 20 a 28%) y se retrasa el tmax (aprox. 1,75 h) en relación con la administración en ayunas. Estos ligeros cambios no tienen relevancia clínica y, por tanto, no es necesario administrar rosiglitazona en un momento concreto en relación con las comidas. El incremento del pH gástrico no influye en la absorción de rosiglitazona.

10 Distribución El volumen de distribución de rosiglitazona se aproxima a los 14 litros en voluntarios sanos. La unión de rosiglitazona a las proteínas plasmáticas es alta (aprox. 99,8%), sin que se observe una influencia de la concentración o la edad. La unión a proteínas del metabolito principal (para-hidroxi-sulfato) es muy alta (> 99,99%).

Metabolismo Rosiglitazona se metaboliza de manera amplia; el compuesto precursor se elimina después de su transformación. Las principales vías metabólicas son la N-desmetilación y la hidroxilación, seguidas de la conjugación con sulfato y ácido glucurónico. La contribución del metabolito principal (para- hidroxi-sulfato) a la actividad antidiabética global de rosiglitazona no ha sido completamente elucidada en el hombre y no se puede descartar que el metabolito pueda contribuir a la actividad. Sin embargo, esto no implica ningún problema de seguridad para los pacientes diabéticos en general ni en situaciones especiales, ya que rosiglitazona está contraindicada en insuficiencia hepática y los ensayos clínicos de fase III incluyeron un número considerable de ancianos y pacientes con insuficiencia renal de leve a moderada.

Estudios in vitro demuestran que rosiglitazona se metaboliza fundamentalmente por el CYP2C8, con una contribución menor del CYP2C9.

Rosiglitazona no inhibe de forma significativa las isoformas CYP1A2, 2A6, 2C19, 2D6, 2E1, 3A o 4A del citocromo P450 en condiciones in vitro; por eso, es poco probable que ocurran interacciones significativas a nivel metabólico con los compuestos metabolizados por estas enzimas. Rosiglitazona mostró una inhibición in vitro moderada del CYP2C8 (IC50 18 µM) y baja del CYP2C9 (IC50 50 µM) (ver apartado 4.5). En un estudio de interacciones in vivo con warfarina se observó que rosiglitazona no interacciona con sustratos del CYP2C9 in vivo.

Eliminación El aclaramiento plasmático total de rosiglitazona es aproximadamente 3 l/h y la semivida de eliminación terminal de rosiglitazona es aproximadamente de 3 a 4 horas. No existe evidencia de acumulación inesperada de rosiglitazona después de la administración una o dos veces al día. La vía principal de eliminación es la urinaria: cerca de dos tercios de la dosis se eliminan por esta vía, mientras que la eliminación fecal justifica un 25%. No se excreta el fármaco inalterado en orina o heces. La semivida de eliminación terminal del marcaje radiactivo fue aproximadamente 130 horas, indicando que la eliminación de metabolitos es muy lenta. Se espera acumulación de metabolitos en plasma después de dosis repetidas, especialmente del metabolito principal (para-hidroxi-sulfato), para el que se prevé una acumulación 8 veces superior.

Poblaciones especiales Sexo: al efectuar un análisis farmacocinético poblacional a partir de datos agrupados no se advirtieron diferencias considerables en la farmacocinética de la rosiglitazona entre ambos sexos.

Ancianos: al efectuar el análisis farmacocinético poblacional a partir de datos agrupados no se apreció que la edad afectara significativamente a la farmacocinética de rosiglitazona.

Niños y adolescentes: en el análisis farmacocinético poblacional que incluía a 96 pacientes pediátricos de 10 a 18 años de edad y peso entre 35 y 178 kg se estimó un valor medio del aclaramiento aparente (CL/F) similar en niños y adultos. El CL/F individual en la población pediátrica se encontraba dentro del mismo intervalo que los valores individuales en adultos. El CL/F aparentemente era independiente de la edad, pero aumentó con el peso en la población pediátrica.

Insuficiencia hepática: en pacientes cirróticos con insuficiencia hepática moderada (clase B de Child- Pugh), los valores de la Cmax libre y AUC resultaron 2 y 3 veces mayores que en sujetos normales. Se observó gran variabilidad inter-individual, con una diferencia entre pacientes de 7 veces en el valor de AUC libre.

11 Insuficiencia renal: no se observa ninguna diferencia clínicamente significativa en la farmacocinética de rosiglitazona en los enfermos con insuficiencia renal o enfermedad renal terminal sometidos a diálisis crónica.

5.3 Datos preclínicos sobre seguridad

Los efectos adversos observados en estudios con animales con posible relevancia para el uso clínico fueron los siguientes: aumento del volumen plasmático acompañado de un descenso en los parámetros de la serie roja y un aumento en el peso cardíaco. También se observaron aumentos en el peso del hígado, en los niveles plasmáticos de ALT (sólo en el perro) y en el tejido adiposo. Se han observado efectos similares con otras tiazolidindionas.

En estudios de toxicidad reproductiva, la administración de rosiglitazona a ratas durante la fase intermedia o final de la gestación se asoció con muerte fetal y retraso del desarrollo del feto. Además, rosiglitazona inhibió la síntesis de progesterona y estradiol en el ovario y disminuyó los niveles plasmáticos de estas hormonas, dando lugar a efectos sobre los ciclos estro/menstruales y la fertilidad (ver apartado 4.4).

En un modelo animal de poliposis adenomatosa familiar (PAF), el tratamiento con rosiglitazona a una dosis 200 veces superior a la dosis farmacológicamente activa, incrementó el número de tumores en el colon. La relevancia de este hallazgo es desconocida. Sin embargo, rosiglitazona promovió la diferenciación y reversión in vitro de los cambios mutagénicos en células humanas de cáncer de colon. Además, rosiglitazona no resultó ser genotóxica en una batería de estudios de genotoxicidad in vivo e in vitro y no hubo evidencia de tumores de colon en estudios con rosiglitazona en dos especies de roedores realizados durante toda la vida del animal.

6. DATOS FARMACÉUTICOS

6.1 Lista de excipientes

Núcleo del comprimido: Carboximetilalmidón de sodio (Tipo A) Hipromelosa Celulosa microcristalina Lactosa monohidrato Estearato de magnesio.

Cubierta pelicular (Rosa Opadry OY-L-24802): Hipromelosa 6cP Dióxido de titanio E171 Macrogol 3000 Lactosa monohidrato Triacetato de glicerol Óxido de hierro rojo E172.

6.2 Incompatibilidades

No procede.

6.3 Periodo de validez

2 años.

6.4 Precauciones especiales de conservación

Este medicamento no precisa condiciones especiales de conservación.

12 6.5 Naturaleza y contenido del envase

Envases blíster opacos (PVC/aluminio). 56, 112, 168 ó 180 comprimidos recubiertos con película o 56 comprimidos recubiertos con película, envase con dosis unitarias. Puede que solamente estén comercializados algunos tamaños de envase.

6.6 Precauciones especiales de eliminación

La elimininación del medicamento no utilizado y de todos los materiales que hayan estado en contacto con él se realizará de acuerdo con la normativa local.

7. TITULAR DE LA AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

SmithKline Beecham plc, 980 Great West Road, Brentford, Middlesex, TW8 9GS, Reino Unido

8. NÚMERO(S) DE AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

EU/1/00/137/002-004, EU/1/00/137/013, EU/1/00/137/016

9. FECHA DE LA PRIMERA AUTORIZACIÓN/RENOVACIÓN DE LA AUTORIZACIÓN

Fecha de la primera autorización: 11 julio 2000 Fecha de la última renovación: 11 julio 2005

10. FECHA DE LA REVISIÓN DEL TEXTO

La información detallada de este medicamento está disponible en la pagina web de la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) http://www.emea.europa.eu/

1. NOMBRE DEL MEDICAMENTO

AVANDIA 4 mg comprimidos recubiertos con película

2. COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA

Cada comprimido contiene una cantidad de maleato de rosiglitazona correspondiente a 4 mg de rosiglitazona

Excipiente Contiene lactosa (aproximadamente 105 mg).

Para consultar la lista completa de excipientes, ver sección 6.1.

3. FORMA FARMACÉUTICA

Comprimido recubierto con película

Comprimidos recubiertos con película de color naranja que llevan la inscripción "GSK" en una cara y "4" en la otra.

4. DATOS CLÍNICOS

4.1 Indicaciones terapéuticas

Rosiglitazona está indicada para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2:

en monoterapia - en pacientes (especialmente aquellos con sobrepeso) con control insuficiente con dieta y ejercicio en los que el tratamiento con metformina se considera inadecuado, por existir contraindicaciones o intolerancia.

en doble terapia oral en combinación con - metformina, en pacientes (especialmente aquellos con sobrepeso) con control glucémico insuficiente a pesar de recibir la dosis máxima tolerada en monoterapia con metformina - una sulfonilurea, sólo en pacientes con intolerancia a metformina o para los que metformina está contraindicada, con control glucémico insuficiente a pesar del tratamiento en monoterapia con una sulfonilurea.

en triple terapia oral en combinación con - metformina y una sulfonilurea, en pacientes (especialmente aquellos con sobrepeso) con control glucémico insuficiente a pesar de la doble terapia oral (ver apartado 4.4).

4.2 Posología y forma de administración

La experiencia de ensayos clínicos con rosiglitazona está actualmente limitada a tres años. No se han demostrado los beneficios a largo plazo de la terapia con rosiglitazona (ver apartado 5.1).

El tratamiento con rosiglitazona se suele iniciar con 4 mg al día. Esta posología se puede incrementar hasta 8 mg al día después de ocho semanas si se precisa un mejor control de la glucemia. En pacientes a los que se administra rosiglitazona en combinación con una sulfonilurea, un incremento en la posología de rosiglitazona de hasta 8 mg/día debe realizarse cautelosamente, después de efectuar la evaluación clínica adecuada para valorar el riesgo de que el paciente desarrolle reacciones adversas relacionadas con la retención de líquidos (ver secciones 4.4 y 4.8).

14 Rosiglitazona se puede administrar en una o dos tomas diarias.

Rosiglitazona se puede tomar con o sin alimentos.

Ancianos (ver en sección 4.4, Retención de líquidos e insuficiencia cardiaca) No es necesario ajustar la dosis en los ancianos.

Pacientes con insuficiencia renal (ver en sección 4.4, Retención de líquidos e insuficiencia cardiaca) No se precisa ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada. Se dispone de datos limitados en pacientes con insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina < 30 ml/min), por tanto rosiglitazona debe utilizarse con precaución en estos pacientes.

Pacientes con insuficiencia hepática No se debe utilizar rosiglitazona a pacientes con insuficiencia hepática.

Niños y adolescentes No se dispone de datos sobre el empleo de rosiglitazona en pacientes menores de 10 años. Existen datos limitados sobre el tratamiento en monoterapia con rosiglitazona de niños y adolescentes de edades entre 10 y 17 años (ver secciones 5.1 y 5.2). Los datos disponibles no confirman la eficacia en la población pediátrica, por lo que no se recomienda su uso.

4.3 Contraindicaciones

La utilización de rosiglitazona está contraindicada en pacientes con:

- hipersensibilidad conocida a rosiglitazona o a alguno de los excipientes

- insuficiencia cardiaca o historia de insuficiencia cardiaca (clases I a IV de la NYHA)

- un Síndrome Coronario Agudo (angina inestable, IAMSEST e IAMCEST) (ver apartado 4.4)

- insuficiencia hepática

- cetoacidosis diabética o pre-coma diabético.

4.4 Advertencias y precauciones especiales de empleo

Retención de líquidos e insuficiencia cardiaca Las tiazolidindionas pueden causar retención de líquidos, lo que podría exacerbar o desencadenar signos o síntomas de insuficiencia cardiaca congestiva. Rosiglitazona puede causar retención de líquidos dosis-dependiente. Se debe evaluar de forma individual la posible contribución de la retención de líquidos al aumento de peso, debido a que el aumento de peso rápido y excesivo se ha notificado muy raramente como un signo de retención de líquidos. Deben controlarse los signos y síntomas de reacciones adversas relacionadas con la retención de líquidos, incluidos el aumento de peso y la insuficiencia cardiaca en todos los pacientes, particularmente en aquellos que reciben terapia en combinación con insulina o sulfonilurea, aquellos con riesgo de insuficiencia cardiaca y aquellos con reserva cardiaca reducida. Se recomienda intensificar la monitorización del paciente si se administra rosiglitazona en combinación con metformina e insulina. El tratamiento con rosiglitazona debe interrumpirse si se produce un deterioro de la función cardiaca.

También se ha notificado más frecuentemente insuficiencia cardiaca en pacientes con historia de insuficiencia cardiaca; además, se han notificado más frecuentemente edema e insuficiencia cardiaca en pacientes ancianos y en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada. Se deben tomar precauciones en pacientes de más de 75 años debido a la experiencia limitada en este grupo de pacientes. Debido a que los AINEs y la rosiglitazona se asocian con retención de líquidos, su administración concomitante puede incrementar el riesgo de edema.

15 Combinación con insulina En los ensayos clínicos se ha observado una incidencia mayor de insuficiencia cardiaca cuando se utiliza rosiglitazona en combinación con insulina. La insulina y la rosiglitazona están ambas asociadas con la retención de líquidos, por lo que su administración conjunta puede aumentar el riesgo de edema y podría aumentar el riesgo de cardiopatía isquémica. Sólo en circunstancias excepcionales y bajo un control estricto se puede tratar con insulina a pacientes que ya estén tomando rosiglitazona.

Isquemia miocárdica Los datos disponibles indican que el tratamiento con rosiglitazona podría estar asociado con un aumento del riesgo de eventos de isquemia miocárdica (ver apartado 4.8). Existen datos limitados de ensayos clínicos en pacientes con cardiopatía isquémica y/o enfermedad arterial periférica. Por ello, como medida de precaución, no se recomienda el uso de rosiglitazona en estos pacientes, particularmente en aquellos con síntomas de isquemia miocárdica.

Síndrome Coronario Agudo (SCA) Los pacientes con SCA no han sido estudiados en ensayos clínicos controlados con rosiglitazona. Por consiguiente, dada la posibilidad de que dichos pacientes desarrollen insuficiencia cardiaca, no debe iniciarse el tratamiento con rosiglitazona en pacientes que tengan un evento coronario agudo, y si el tratamiento estuviera previamente instaurado, debe interrumpirse durante la fase aguda del evento coronario (ver apartado 4.3).

Monitorización de la función hepática En raras ocasiones se ha notificado disfunción hepatocelular durante el uso postcomercialización (ver apartado 4.8). La experiencia en el tratamiento con rosiglitazona de pacientes con enzimas hepáticas elevadas (ALT > 2,5 veces el límite superior de la normalidad) es limitada. Por tanto, en todos los pacientes se debe comprobar el nivel de enzimas hepáticas antes de comenzar el tratamiento con rosiglitazona y posteriormente, cada cierto tiempo, según el criterio clínico. No debe iniciarse el tratamiento con rosiglitazona en pacientes con niveles basales incrementados de enzimas hepáticas (ALT > 2,5 veces el límite superior de la normalidad) o ante cualquier otra evidencia clínica de enfermedad hepática. Si se incrementan los niveles de ALT por encima de 3 veces el límite superior de la normalidad durante el tratamiento con rosiglitazona, se deben volver a evaluar los niveles de enzimas hepáticas tan pronto como sea posible. Si los niveles de ALT permanecen por encima de tres veces el límite superior de la normalidad, el tratamiento debe ser interrumpido. Si algún paciente desarrolla síntomas que sugieran una insuficiencia hepática, como náuseas, vómitos, dolor abdominal, fatiga, anorexia y/u oscurecimiento de la orina de origen desconocido, se deben comprobar las enzimas hepáticas. La decisión de continuar el tratamiento con rosiglitazona debe basarse en el juicio clínico hasta que se disponga de los resultados de laboratorio. Si se observa ictericia, debe interrumpirse el tratamiento.

Trastornos oculares Durante la fase post-comercialización se han notificado casos de nueva aparición o empeoramiento de edema macular diabético con disminución de la agudeza visual con el uso de tiazolidindionas, incluyendo rosiglitazona. Muchos de estos pacientes notificaron además edema periférico. No se ha establecido inequívocamente si existe una relación directa entre rosiglitazona y edema macular, por lo que es importante que se considere el diagnóstico de edema macular en el caso de pacientes que notifiquen alteraciones en la agudeza visual, y en dichos casos debe considerarse la revisión apropiada por el oftalmólogo.

Aumento de peso En ensayos clínicos con rosiglitazona hubo evidencia de aumento de peso dosis-dependiente, que fue mayor cuando se utilizó en combinación con insulina. Por tanto el peso debe monitorizarse rigurosamente, dado que su aumento puede ser el resultado de la acumulación de líquidos relacionada con la insuficiencia cardiaca.

Anemia El tratamiento con rosiglitazona se asocia con una reducción de los niveles de hemoglobina dosis- dependiente. En pacientes con niveles de hemoglobina bajos antes de comenzar el tratamiento, existe un mayor riesgo de desarrollar anemia durante el tratamiento con rosiglitazona.

Hipoglucemia Los pacientes que reciban rosiglitazona como terapia oral de combinación con una sulfonilurea o con insulina pueden tener un mayor riesgo de hipoglucemia dosis-dependiente. Puede ser necesaria una reducción de la dosis del fármaco usado en combinación y la intensificación de la monitorización del paciente.

Triple terapia oral El tratamiento con rosiglitazona en la triple terapia oral, en combinación con metformina y una sulfonilurea, puede estar asociado con un riesgo incrementado de retención de líquido e insuficiencia cardiaca, así como hipoglucemia (ver apartado 4.8). Se recomienda intensificar la monitorización del paciente, pudiendo ser necesario el ajuste de la dosis de la sulfonilurea administrada. En la decisión de iniciar el tratamiento con la triple terapia oral debe considerarse como alternativa el cambio del paciente al tratamiento con insulina.

Trastornos óseos En un ensayo a largo plazo se ha observado un aumento de la incidencia de fracturas óseas (pie, mano y brazo) en las mujeres tratadas con rosiglitazona en monoterapia (ver apartado 4.8). Este aumento de la incidencia se detectó despúes del primer año de tratamiento y continuó durante el desarrollo del estudio. El riesgo de fracturas debe tenerse en cuenta en el cuidado de los pacientes tratados con rosiglitazona, especialmente en pacientes mujeres.

Otros Durante los ensayos clínicos se administró rosiglitazona a mujeres premenopáusicas. Aunque en los estudios preclínicos (ver apartado 5.3) se observó un desequilibrio hormonal, no se han detectado efectos adversos significativos asociados con alteraciones menstruales. Como consecuencia de la potenciación de la sensibilidad a la insulina, se puede producir una reanudación de la ovulación en pacientes que presentaban anovulación debido a la resistencia a la insulina. Se debe advertir a las pacientes del riesgo de embarazo y si una paciente desea quedarse embarazada o se produce un embarazo, el tratamiento debe interrumpirse (ver apartado 4.6).

Rosiglitazona debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina < 30 ml/min).

Rosiglitazona debe utilizarse con precaución durante la administración concomitante de inhibidores del CYP2C8 (gemfibrozilo) o inductores de esta enzima (rifampicina). Deberá monitorizarse rigurosamente la glucemia. Se debe considerar el ajuste de la dosis de rosiglitazona de acuerdo con la posología recomendada o cambios en el tratamiento de la diabetes (ver apartado 4.5).

Los comprimidos de AVANDIA contienen lactosa, por lo que los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o problemas de absorción de glucosa o galactosa, no deben tomar este medicamento.

4.5 Interacción con con otros medicamentos y otras formas de interacción

Los estudios in vitro demuestran que rosiglitazona se metaboliza principalmente por el CYP2C8, mientras que el CYP2C9 representa una vía minoritaria.

La administración conjunta de rosiglitazona y gemfibrozilo (un inhibidor del CYP2C8) resultó en un incremento de dos veces las concentraciones plasmáticas de rosiglitazona. Debido al potencial aumento del riesgo de reacciones adversas dosis-dependientes, una reducción de la dosis de rosiglitazona puede ser necesaria. Se debe considerar la rigurosa monitorización de la glucemia (ver apartado 4.4).

17 La administración conjunta de rosiglitazona y rifampicina (un inductor del CYP2C8) resultó en una reducción del 66% en las concentraciones plasmáticas de rosiglitazona. No puede ser descartado que otros inductores (fenitoína, carbamazepina, fenobarbital, hipérico o hierba de San Juan) también puedan afectar a la exposición a la rosiglitazona. Un aumento de la dosis de rosiglitazona puede ser necesario. Se debe considerar la rigurosa monitorización de la glucemia (ver apartado 4.4).

No se prevén interacciones clínicamente significativas con inhibidores o sustratos del CYP2C9.

La administración concomitante con los antidiabéticos orales metformina, glibenclamida y acarbosa no dio lugar a ninguna interacción farmacocinética clínicamente relevante con rosiglitazona. El consumo moderado de alcohol, junto con rosiglitazona, no modifica el control de la glucemia.

No se han observado interacciones clínicamente relevantes con digoxina, warfarina (sustrato del CYP2C9), ni con los sustratos del CYP3A4 nifedipino, etinilestradiol o noretindrona después de la administración con rosiglitazona.

4.6 Embarazo y lactancia

Se ha notificado que rosiglitazona atraviesa la placenta humana y que se detecta en tejidos fetales. No existen datos suficientes sobre la utilización de rosiglitazona en mujeres embarazadas. Los estudios en animales han mostrado toxicidad reproductiva (ver apartado 5.3). Se desconoce el riesgo potencial en seres humanos. No se debe utilizar rosiglitazona durante el embarazo.

Se ha detectado rosiglitazona en la leche de animales de experimentación. No se sabe con certeza si la lactancia producirá exposición del lactante al fármaco. Por tanto, no se debe utilizar rosiglitazona en mujeres en periodo de lactancia.

4.7 Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas

La influencia de AVANDIA sobre la capacidad de conducir y utilizar máquinas es nula o insignificante.

4.8 Reacciones adversas

Datos de ensayos clínicos Las reacciones adversas para cada tratamiento se enumeran a continuación, clasificadas por órganos y sistemas y por frecuencia absoluta. En el caso de reacciones adversas dosis-dependientes, la frecuencia se refiere a la dosis mayor de rosiglitazona. Las categorías de frecuencia no consideran otros factores como la variación de la duración del ensayo, patologías pre-existentes y características basales del paciente. Las categorías de frecuencia asignadas a las reacciones adversas de acuerdo con la experiencia en los ensayos clínicos pueden no corresponderse con la frecuencia de las reacciones adversas que ocurren durante la práctica clínica normal. Las frecuencias se definen como: muy frecuente ( 1/10), frecuente ( 1/100, < 1/10); poco frecuente ( 1/1.000, < 1/100).

La tabla 1 recoge las reacciones adversas que se han identificado en una población integrada por más de 5.000 pacientes tratados con rosiglitazona en ensayos clínicos. Dentro de cada clase de órganos y sistemas, las reacciones adversas se presentan por frecuencia decreciente para el tratamiento en monoterapia con rosiglitazona. Las reacciones adversas se enumeran en orden decreciente de gravedad dentro de cada intervalo de frecuencia.

Tabla 1. Frecuencia de las reacciones adversas identificadas en los datos de ensayos clínicos

Reacción adversa Frecuencia de la reacción adversa según el tratamiento

Trastornos de la sangre y del sistema linfático anemia Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes leucopenia Frecuentes trombocitopenia Frecuentes granulocitopenia Frecuentes

Trastornos del metabolismo y de la nutrición hipercolesterolemia1 Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes hipertrigliceridemia Frecuentes Frecuentes hiperlipidemia Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes aumento de peso Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes aumento de apetito Frecuentes Poco frecuentes hipoglucemia Frecuentes Muy frecuentes Muy

Trastornos del sistema nervioso mareos* Frecuentes Frecuentes dolor de cabeza* Frecuentes

Trastornos cardiacos insuficiencia Frecuentes Frecuentes cardiaca2 isquemia cardiaca 3* Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes

Trastornos gastrointestinales estreñimiento Frecuentes Frecuentes Frecuentes Frecuentes

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo fracturas óseas4 Frecuentes mialgia* Frecuentes

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración edema Frecuentes Frecuentes Muy frecuentes Muy RSG: Rosiglitazona en monoterapia; RSG + MET: Rosiglitazona con metformina; RSG + SU: Rosiglitazona con sulfonilurea; RSG + MET + SU: Rosiglitazona con metformina y sulfonilurea

* Para estos acontecimientos, la categoría de la frecuencia de la incidencia basal en el grupo placebo en los ensayos clínicos es "frecuentes". 1 Se observó hipercolesterolemia en hasta un 5,3% de pacientes tratados con rosiglitazona (monoterapia, doble y triple terapia oral). El aumento de los niveles de colesterol total se asoció a un incremento tanto del LDL-colesterol (LDLc) como del HDL-colesterol (HDLc), si bien el cociente de colesterol total:HDLc no se modificó o mejoró en los ensayos de larga duración. En conjunto, estos incrementos fueron generalmente de leves a moderados y normalmente no requirieron la interrupción del tratamiento.

² Se ha observado un incremento en la incidencia de insuficiencia cardiaca cuando se añadió rosiglitazona a un régimen de tratamiento con sulfonilurea (tanto en doble como en triple terapia oral), siendo este incremento mayor con 8 mg de rosiglitazona que con 4 mg de rosiglitazona (dosis diaria

19 total). La incidencia de insuficiencia cardiaca en la triple terapia oral fue de un 1,4% en el ensayo doble ciego principal, comparado con un 0,4% para la doble terapia metformina más sulfonilurea. La incidencia de insuficiencia cardiaca en la combinación con insulina (rosiglitazona añadida a la terapia establecida con insulina) fue de un 2,4%, comparado con el 1,1% con insulina sola. Además, un ensayo de un año de duración controlado con placebo, realizado en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva clases I-II de la NYHA, demostró un empeoramiento o posible empeoramiento de la insuficiencia cardiaca en un 6,4% de los pacientes tratados con rosiglitazona en comparación con un 3,5% de los pacientes del grupo placebo. 3 En un análisis retrospectivo de datos agrupados de 42 ensayos clínicos de corta duración, la incidencia global de eventos que se asocian típicamente con isquemia cardiaca fue superior en los regímenes de tratamiento que incluían rosiglitazona (1,99 %), frente a los que incluían los grupos combinados de comparador activo y placebo (1,51%) [razón de riesgos (hazard ratio) 1.31 (intervalo de confianza 95% 1,01-1,70)]. El riesgo fue mayor cuando se añadió rosiglitazona a tratamientos insulínicos ya instaurados, así como en pacientes que recibían nitratos para una cardiopatía isquémica conocida. En un estudio observacional amplio en el que los pacientes estaban distribuidos equilibradamente a nivel basal, la incidencia de la variable compuesta infarto de miocardio y revascularización coronaria fue de 17,46 eventos por cada 1.000 personas-años, para los tratamientos que incluían rosiglitazona y de 17,57 eventos por cada 1.000 personas-años, para con otros medicamentos antidiabéticos [razón de riesgos (hazard ratio) 0,93 (intervalo de confianza 95% 0,80-1,10)]. Tres ensayos clínicos controlados, prospectivos, aleatorizados, con un gran número de pacientes y de larga duración (duración media 41 meses; 14.067 pacientes), en los que se comparó rosiglitazona frente a con otros medicamentos antidiabéticos orales autorizados o placebo, no han confirmado ni excluido este riesgo. En su conjunto, los datos disponibles relativos al riesgo de isquemia miocárdica no son concluyentes. 4 En un ensayo, aleatorizado a largo plazo (de 4 a 6 años) en pacientes con diagnóstico reciente de diabetes mellitus tipo 2, se registró un aumento de la incidencia de fracturas óseas después del primer año de tratamiento en las mujeres tratadas con rosiglitazona en monoterapia (9,3%, 2,7 pacientes por cada 100 paciente-años) comparado con metformina (5,1%, 1,5 pacientes por cada 100 paciente-años) o gliburida/glibenclamida (3,5%, 1,3 pacientes por cada 100 paciente-años). El riesgo incrementado persistió durante el transcurso del ensayo. La mayoría de las fracturas en las mujeres que fueron tratadas con rosiglitazona ocurrieron en el pie, la mano y el brazo.

En los ensayos clínicos doble ciego con rosiglitazona, la incidencia de elevación de ALT por encima de tres veces el límite superior de la normalidad fue igual a la registrada con placebo (0,2 %) y menor que con comparadores activos (0,5 % metformina/sulfonilureas). La incidencia total de reacciones adversas hepatobiliares fue < 1,5% en cualquier grupo tratado y similar a la registrada con placebo.

Datos post-comercialización Además de las reacciones adversas identificadas en los ensayos clínicos, la tabla 2 recoge las reacciones adversas que se han identificado después de la autorización de rosiglitazona. Las frecuencias se definen como: raras ( 1/10.000, < 1/1.000) y muy raras (< 1/10.000, incluyendo notificaciones aisladas).

Tabla 2. Frecuencia de las reacciones adversas identificadas para rosiglitazona a partir de los datos post-comercialización

Reacción adversa Frecuencia

Trastornos del metabolismo y de la nutrición incremento de peso rápido y excesivo Muy raras

Trastornos del sistema inmunológico (ver Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo) reacción anafiláctica Muy raras

Trastornos oculares edema macular Raras

Trastornos cardiacos insuficiencia cardiaca congestiva/edema pulmonar Raras

Trastornos hepatobiliares disfunción hepatocelular, evidenciada principalmente por la elevación de las Raras enzimas hepáticas5

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo (ver Trastornos del sistema inmunológico) angioedema Muy raras reacciónes de la piel (por ejemplo urticaria, prurito y exantema) Muy raras 5 Se han notificado casos raros de elevación de enzimas hepáticas y disfunción hepatocelular. Se ha notificado casos muy raros con desenlace fatal.

4.9 Sobredosis

Los datos sobre la sobredosis en humanos son limitados. Durante los ensayos clínicos con voluntarios se administró rosiglitazona a dosis orales únicas de hasta 20 mg, que se toleraron bien.

En caso de sobredosis se recomienda iniciar un tratamiento de soporte, de acuerdo con el estado clínico del enfermo. La rosiglitazona se une en una alta proporción a las proteínas y no se elimina con la hemodiálisis.

5. PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS DE ESTE MEDICAMENTO

5.1 Propiedades farmacodinámicas

Grupo farmacoterapéutico: fármacos hipoglucemiantes orales; tiazolidindionas;código ATC: A10BG02

Rosiglitazona es un agonista selectivo del receptor nuclear PPAR (receptor gamma activado por el proliferador de peroxisomas), y es un antidiabético de la clase de las tiazolidindionas. Reduce la glucemia disminuyendo la resistencia a la insulina en el tejido adiposo, el músculo esquelético y el hígado.

Datos preclínicos El efecto antidiabético de la rosiglitazona se ha demostrado en diversos modelos animales de diabetes tipo 2. Además, la rosiglitazona preserva la función de la célula ß, como lo revela el aumento en la masa de los islotes pancreáticos y el contenido de insulina, y evita la hiperglucemia manifiesta en los modelos animales de diabetes de tipo 2. La rosiglitazona no estimula la secreción pancreática de insulina ni induce hipoglucemia en las ratas o ratones. El principal metabolito (para-hidroxi-sulfato)

21 con gran afinidad por el PPAR humano soluble mostró una potencia relativamente alta en un ensayo de tolerancia a la glucosa en modelos de ratón obeso. La relevancia clínica de esta observación no ha sido aclarada completamente.

Datos de ensayos clínicos El efecto terapéutico hipoglucemiante es gradual al principio, alcanzando reducciones cercanas al máximo en la glucosa plasmática en ayunas tras aproximadamente 8 semanas de tratamiento. La mejora en el control glucémico se asocia con reducciones tanto en los niveles de glucosa en ayunas como en los de glucosa post-prandial.

Rosiglitazona se asoció con aumento de peso. En estudios mecanísticos se observó que el aumento de peso se debía predominantemente a un incremento e



Otras presentaciones de este medicamento:

AVANDIA 4MG 56 COMPRIMIDOS CON CUBIERTA PELICULAR



Prospectos de medicamentos.